¿Qué es un testículo retráctil?

El testículo retráctil es una enfermedad que se presenta con más frecuencia en los niños pequeños (Foto: Freepik)
El testículo retráctil es una enfermedad que se presenta con más frecuencia en los niños pequeños (Foto: Freepik)
Un testículo retráctil es una enfermedad que se caracteriza por el levantamiento de un testículo desde el escroto hacia la zona de la ingle, que se puede producir por una contracción involuntaria de los músculos.

El testículo retráctil puede bajar al escroto con normalidad, pero se sube fácilmente sin que exista control sobre ello. Esto se presenta con más frecuencia en los niños pequeños, afectando un 80 % de los testículos de los pequeños entre 1 y 11 años.

¿Qué síntomas genera el testículo retráctil?

El síntoma principal del testículo retráctil es que se sale del escroto a menudo hacia la zona de la ingle y puede devolverse manualmente. En caso de que se quede en esa zona sin moverse se trata de un testículo no descendido adquirido o testículo ascendente.

En varios casos el testículo cae por sí solo al escroto, permaneciendo allí por un largo tiempo.

Esta retracción testicular se presenta solo en un testículo, no es nada doloroso, por lo que los niños pueden pasar desapercibida este trastorno, hasta que se percaten que el testículo no se encuentra en el escroto.

¿Por qué se presenta esta condición?

Los testículos de un bebé tienden a descender al escroto durante los últimos meses de embarazo. La causa de su retracción es un músculo cremaster que es hiperactivo.

Se caracteriza por ser delgado y tener una bolsa en la que suele descansar el testículo, pero cuando se contrae, lo empuja hacia la ingle.

Esto es una respuesta bastante normal en el hombre, ya que la ansiedad o la temperatura muy fría pueden desencadenar el reflejo cremasterérico, que también se conoce como tirón de los testículos hacia la ingle. Si esto es excesivo puede tratarse de una retracción testicular.

Factores de riesgo de testículo retráctil

Los factores de riesgo que suelen asociarse con el testículo retráctil son los siguientes:
  • Antecedentes familiares de trastornos genitales o retracción testicular.
  • Los bebés de bajo peso o prematuros. 
  • Consumo de tabaco, drogas o alcohol de la madre del niño durante el embarazo.
  • Los niños con síndrome de Down u otra condición que puede dificultar el crecimiento y desarrollo.
¿Cómo se diagnostica el testículo retráctil?

La retracción testicular se diagnostica rápidamente a través de un examen físico, en el que el médico observa que uno o ambos testículos del niño no descienden como deberían.

En los casos en que el testículo no se pueda mover con facilidad y sin dolor hacia el escroto, en el que debe permanecer por un tiempo, es probable que el diagnóstico seguro sea retracción testicular.

Si el especialista detecta que el testículo puede moverse hacia el escroto de manera parcial o que existe dolor con ese movimiento, puede tratarse de un caso de testículo no descendido.

Esta enfermedad se puede diagnosticar a los tres o cuatro meses de edad de los niños, que es cuando los testículos descienden totalmente, en caso de que no lo hayan hecho durante el embarazo. Sin embargo, es más seguro el diagnóstico a los 5 o 6 años de edad.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS