¿Cómo se contagia los moluscos?

Molusco o verruga de agua que se contagia en piscinas. (Foto: Freepik)
Molusco o verruga de agua que se contagia en piscinas. (Foto: Freepik)
Los moluscos son una enfermedad que se puede contraer con facilidad en ambientes húmedos como las piscinas o gimnasios.

En términos clínicos, los moluscos son infecciones virales que se manifiestan en la piel a través de protuberancias firmes e indoloras de distintos tamaños. El peligro de este tipo de infección es que, si se lastima una protuberancia, se expande hacia la piel circundante.

En este artículo veremos cómo se contagian, las medidas de prevención que puedes tomar, los síntomas que presentan, tratamientos posibles y grupos de riesgo.

¿Cómo se contagia los moluscos?

Los moluscos son una patología que se transmite por contacto directo de distintas maneras:
  • Contacto de piel con piel.
  • Contacto con objetos contaminados.
  • Contacto sexual con una persona infectada.
  • Al lastimar las protuberancias.
Aún se desconoce si el virus sobrevive en el entorno del agua clorada de las piscinas. Sin embargo, los médicos opinan que lo más probable es que se contagie por el contacto más que por el entorno.

Prevención

Prevenir el virus es bastante sencillo, debes tener en cuenta mantener una buena higiene lavándote las manos con regularidad, no compartiendo objetos personales incluyendo todo tipo de ropas, evitando el contacto sexual si presentas protuberancias y, por último, cuidándote las zonas infectadas si te encuentras en las cercanías de otras personas.

En el caso de los niños, es importante considerar que no es necesario excluirlos de la guardería u otro tipo de actividades. Es una infección leve que no presenta grandes complicaciones en pacientes sanos.

Síntomas

Los moluscos se manifiestan en protuberancias y erupciones en la piel con relieve y redondas. Normalmente, son pequeñas, menos de 6 milímetros de diámetro y poseen un hueco o punto en el centro. Por otro lado, suelen enrojecerse y causar picazón.

Las partes más comunes donde aparecen son la cara, el cuello, las axilas y las manos, también pueden aparecer en los genitales y en la zona interna de los muslos si la infección fue por medio de transmisión sexual.

Tratamiento

Se pueden encontrar tres tipos de tratamientos básicos: fármacos tópicos en crema o líquido, tratamiento oral con medicamentos como la cimetidina, crioterapia o curetaje.

Para evitar la propagación se puede eliminar el centro contagioso apretando los bultos con pinzas o raspándolos con instrumentos quirúrgicos antes de que se expandan en el cuerpo. Los dermatólogos, en la mayoría de los casos, optan por dejar que involucionen sin ningún tipo de tratamiento.

Los tratamientos se deben considerar cuando el cuerpo del paciente no respondió en los primeros meses a la infección o presenten síntomas que les dificultan el día a día.

Grupos de riesgo

Los niños y adolescentes que presentan dermatitis atópica suelen ser los más expuestos a estas infecciones por sus hábitos de juego y contacto y por la predisposición genética.

Este tipo de personas presentan un riesgo mayor, ya que la barrera cutánea de sus pieles se encuentra dañada. De esta manera, los organismos acceden con mayor facilidad.

Sin embargo, los adultos activos sexualmente o que presenten alguna enfermedad inmunodepresora son, también, un grupo de riesgo a tener en cuenta.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS