El café y té puede reducir el riesgo de ictus y de demencia

Hombre mayor tomando café mientras lee en su ordenador portátil. (Foto: Amazon)
Hombre mayor tomando café mientras lee en su ordenador portátil. (Foto: Amazon)
El café y el té están se encuentran entre las bebidas de mayor popularidad del mundo.

Las hay de diferentes sabores, tipos y formas de preparación. Su consumo moderado se ha asociado a diferentes beneficios para la salud de las personas.

En este sentido, hay buenas noticias. Un estudio señala que estos productos pueden disminuir las posibilidades de sufrir un ictus y demencia. A continuación, te hablamos un poco de esto.

Que es el ictus y la demencia

El ictus es una enfermedad que se presenta repentinamente y sin ningún aviso. En la cual se interrumpe súbitamente el flujo de sangre en el cerebro o se produce una rotura de una vena o arteria cerebral.

Esto afecta el funcionamiento del cerebro trayendo consecuencias físicas, cognitivas y hasta la muerte de la persona. Por lo general se le conoce más como trombosis, derrame cerebral, accidente cerebro vascular, embolia o apoplejía.

La demencia se refiere al deterioro progresivo y degenerativo del desempeño mental de la persona. Pudiendo llegar a un punto en el cual es incapaz de realizar las tareas más sencillas.

Por otra parte, frecuentemente el ictus ocasiona, como consecuencia, algún grado de demencia.

Como se llega a esta conclusión

Para ello se realizó un estudio entre los años 2006 y 2010 a un grupo de personas. Estas eran pertenecientes al Biobanco de Inglaterra.

En el mismo se estudiaron los hábitos de consumo de café y té. Procediendo a relacionarlos con enfermedades como la demencia y el ictus. Se observó que los individuos que tomaban café o té moderadamente reducían las posibilidades de padecer estas enfermedades.

Concretamente, una disminución del 32 % de probabilidades de tener un ictus. Al mismo tiempo, se detecta que tienen un 28 % menos de posibilidades de sufrir demencia.

Este consumo puede ser bien por separado o combinando ambas infusiones. De igual forma, sucede con las probabilidades de padecer demencia como consecuencia de un ictus. Todo ello en comparación con las personas que no consumían té ni café.

Que características tenían las personas estudiadas

Los participantes fueron 365.682 individuos sanos cuyas edades oscilaban entre los 50 y los 74 años.

De ellos, un total de 10.053 tuvieron como mínimo un ictus y 5.079 desarrollaron demencia en algún grado, incluyendo esta como secuela de un ictus.

Esto durante el periodo de duración del estudio. Se debe destacar que esta particularidad hace que el estudio tenga mayor fiabilidad.

La dosis de café y té que te puede ayudar a reducir el riesgo de ictus y demencia

Aunque estas bebidas parecieran ser beneficiosas, todo en exceso es perjudicial. El estudio en cuestión sugiere unas dosis definidas. Las cuales son entre 2 y 3 tazas de café o entre 3 y 5 de té, al día.

Porque se da este efecto

No se tiene explicación precisa. Sin embargo, los investigadores coinciden que ambas bebidas son ricas en diferentes elementos naturales. Entre ellos se encuentran los polifenoles los cuales brindan grandes beneficios a la salud.

Concretamente, en la disminución de posibilidades de sufrir enfermedades neurodegenerativas. Por lo que es factible que sus beneficios se extiendan a reducir los riesgos de sufrir un ictus y de demencia.

Antes de lanzarte a tomar café o té debes escuchar las recomendaciones de los autores de la investigación. En el sentido de que es necesario realizar estudios complementarios para corroborar estos resultados.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS