LAS CAUSAS

Viruela del mono, cómo se contagia y qué secuelas puede tener

España en alerta por el virus del mono. (Foto: Envato)
España en alerta por el virus del mono. (Foto: Envato)
Es habitual desarrollar erupciones que suelen comenzar por la cara hasta llegar a otras parte del cuerpo como manos y pies.
Alerta mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) avisó que según se amplíe la vigilancia en todos los países se identificarán más casos de viruela del mono. Una infección zoonótica de la que se sospecha que ya cuenta con 60 posibles contagiados en España, a falta de la confirmación del Centro Nacional de Microbiología

De hecho, la Generalitat informó también del primer caso compatible con la viruela símica en la Comunidad Valenciana. Según detalló la Consejería de Sanidad, se trata de un contagio importado de una zona endémica a Castellón. Fernando Simón, declaró que "no se puede descartar una transmisión importante", aunque matizó que "es poco probable".

Para la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) Margarita del Val, es fundamental "localizar el origen de la transmisión y pararlo cuanto antes". Al mismo tiempo que definió la enfermedad como "razonablemente benigna, pero muy molesta al causar lesiones muy grandes y llamativas en la piel".

De acuerdo con las indicaciones científicas, la viruela del simio se transmite por contacto y exposición a gotas, ya sea a través de la saliva, excreciones respiratorias, exudado de lesiones o material de costra. Cabe destacar que la excreción viral también puede llegar a través de las heces.

El período de incubación de la enfermedad suele oscilar entre los seis y trece días, aunque puede incrementarse hasta las tres semanas. De manera general, los síntomas se mitigan de manera espontánea a los 14-21 días, pues no existe por el momento ningún tratamiento médico.

Se podría decir que sus síntomas son bastante similares a los de la viruela humana, aunque un tanto más leves. Van desde fiebre, dolores de cabeza, musculares y de espalda hasta escalofríos y un agotamiento general. La principal diferencia entre ambas infecciones es que la del mono hace que los ganglios linfáticos se inflamen.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS