MALA ALIMENTACIÓN

Somos lo que comemos, los alimentos que nos hacen envejecer

Los ultraprocesados provocan un gran envejecimiento. (Foto: Envato)
Los ultraprocesados provocan un gran envejecimiento. (Foto: Envato)
Consumir estos alimentos provoca graves problemas ya que aumenta el riesgo de enfermedades crónicas (cardiovasculares, diabetes, cáncer).
Cada vez son más los estudios que dejan claro que la alimentación influye, y mucho, en la salud.  Una mala alimentación puede provocar sobrepeso, aumentar el riesgo de enfermedades crónicas (cardiovasculares, diabetes, cáncer) e incluso ser más vulnerables a las infecciones. 

Pero no solo eso. También es importante conocer que una mala alimentación envejece. En concreto, un alto consumo de alimentos ultraprocesados acelera el envejecimiento celular al acortar los telómeros (los fragmentos finales de los cromosomas). Así lo determina el último trabajo investigadores del CIBER de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), adscritos a la Universidad de Navarra.

Los telómeros, cuyo descubrimiento mereció el Premio Nobel de Medicina en 2009, son largas secuencias de ADN repetidas que protegen las extremidades de los cromosomas de su natural acortamiento. 

"Cuanto más largos son estos refuerzos, menos probabilidades habrá de que el cordón se deshile. En cuanto a los cromosomas, cuanto más largos son los telómeros, menos probabilidades habrá de que salten las alarmas en las células", indica Elizabeth Blackburn, la experta en el estudio. 

En el estudio se ha centrado en examinar la influencia de la dieta en la integridad del material genético o ADN, particularmente en los telómeros, considerados como el reloj biológico de la vida celular, que pueden acortarse bien por el envejecimiento propio de la edad o por otras causas como una alimentación inadecuada. 

Lo novedoso de este estudio es que determinó que onsumir más de tres raciones al día de esos alimentos ultraprocesados deteriora los telómeros y acelera su acortamiento. Estos resultados confirman a nivel molecular los de grandes estudios previos realizados en España, Francia y EE.UU., que encontraron recientemente mayor mortalidad prematura asociada a un alto consumo de alimentos ultraprocesados. 

Las bebidas carbonatadas y refrescos, las carnes procesadas, la bollería industrial, los batidos y postres lácteos, muchos de los cereales azucarados de desayuno o las pizzas de fabricación industrial son algunos ejemplos de ultraprocesados.

Además de este último estudio que relaciona su consumo con telómeros más cortos, "se ha visto que los ultraprocesados generan obesidad abdominal, con infiltración de grasa visceral, que se relaciona con diabetes tipo 2, infartos de miocardio e ictus. Aumentan la mortalidad cardiovascular y por cáncer", advierte la doctora Martí

Comparte esta noticia

COMENTARIOS