MUJERES Y HOMBRES

¿Quién tiene más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer?

Enfermedad de Alzheimer, las diferencias entre ambos sexos. (Foto: @firstmohican)
Enfermedad de Alzheimer, las diferencias entre ambos sexos. (Foto: @firstmohican)
Uno de los rasgos característicos de la enfermedad de Alzheimer es la acumulación de proteínas llamadas tau y amiloide en el cerebro. La genética tiene un papel importante en su desarrollo.
Un equipo de expertos de  la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos) aseguran haber averiguado por qué el alzhéimer es más frecuente en las mujeres que en los hombres. La respuesta parece residir en las diferencias en la conectividad cerebral y los genes específicos del sexo y no en el hecho, como se ha pensado hasta ahora, de que las mujeres viven más que los hombres fueron la razón.

Cabe recordar que la mayoría de las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer, la causa más común de demencia, son mujeres.

Los expertos estudiaron escáneres cerebrales de cientos de hombres y mujeres, observando el patrón de una proteína llamada tau. Uno de los rasgos característicos de la enfermedad de Alzheimer es la acumulación de proteínas llamadas tau y amiloide en el cerebro. Cuando forman grupos tóxicos y enredados, esto hace que las células del cerebro mueran, lo que lleva a problemas de memoria.

Los expertos encontraron diferencias entre los sexos en la forma en que la tau se diseminaba a través de las regiones del cerebro. Así, en las mujeres parecía haber una mejor conectividad entre las regiones donde se acumula la proteína tau, lo que tenía implicaciones para el cerebro. Con esta mayor conectividad, los cerebros de las mujeres pueden correr el riesgo de una propagación más rápida de la tau y del deterioro cognitivo.

Otro estudio, de la Universidad de Miami, encontró evidencias de que los genes específicos de mujeres y hombres podrían estar relacionados con el riesgo de Alzheimer. El descubrimiento podría llevar a perfiles de riesgo únicos para hombres y mujeres.

Brian Kunkle, quien dirigió la investigación, señala que "la genética podría contribuir a las diferencias en el riesgo y la progresión de la enfermedad entre ambos sexos".


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS