LA ETAPA TEMPRANA

El epicentro de la enfermedad de Parkinson está en el intestino

El origen de la enfermedad de Parkinson podría estar en el intestino. (Foto: Joey Kyber / Unsplash)
El origen de la enfermedad de Parkinson podría estar en el intestino. (Foto: Joey Kyber / Unsplash)
Aunque no es una creencia nueva, muchos científicos se han echado las manos a la cabeza. La dolencia causa síntomas motores como temblores, rigidez, y dificultades en el habla y coordinación.
Nuevos hallazgos dejan importantes avances en el mundo de la medicina. Tal es así que, ahora, un nuevo estudio,  llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), determinó que el origen de la enfermedad de Parkinson está en el intestino.



"Debido a que este modelo comienza en el intestino, podemos emplearlo para estudiar todo el espectro y el curso temporal de la patogénesis de la enfermedad de Parkinson", explicó el líder del equipo y añadió que "por ejemplo, uno podría probar terapias preventivas en etapas tempranas pre-sintomáticas de la enfermedad de Parkinson o en fases más avanzadas en un modelo animal".

Cabe recordar que una de las características de la enfermedad de Parkinson es la agregación de formas mal plegadas de una proteína neuronal llamada α-sinucleína y la muerte selectiva de las neuronas que producen dopamina en una región del cerebro, llamada la sustancia negra compacta (SNc).

El Parkinson causa síntomas motores como temblores, rigidez, lentitud de movimientos y dificultades con el equilibrio, el habla y la coordinación. No existe cura, y los tratamientos disponibles no retrasan ni detienen la progresión de la enfermedad y tampoco alivian los síntomas en etapas más avanzadas. 

La idea principal es que el Parkinson puede iniciarse en el intestino no es nueva. En 2003, la neuroanatomista alemán Heiko Braak y sus colegas propusieron en 2003 que la patología de la α-sinucleína puede propagarse desde el tracto gastrointestinal a través del nervio vago hasta la SNc, donde selectivamente elimina las neuronas productoras de dopamina. 

Pese a que se conocía esta relación, hasta ahora, los modelos animales no habían demostrado la propagación de la α-sinucleína patológica desde el intestino a través del nervio vago hasta el SNc, como lo propone Braak.

En este nuevo estudio, los investigadores desarrollaron un modelo de ratón que respalda la hipótesis de Braak. Los autores inyectaron fibrillas preformadas de α-sinucleína de ratón en músculos gastrointestinales densamente inervados por el nervio vago.

"Cuando los experimentos iniciales comenzaron a funcionar, nos quedamos completamente sorprendidos", indicó Dawson. 

En tres meses, la α-sinucleína patológica había extendido el tronco cerebral al locus coeruleus y más alto a la SNc, e incluso llegó más allá del tronco cerebral a la amígdala, el hipotálamo y la corteza prefrontal, que corresponde a la posterior Braak etapas A los siete meses, la α-sinucleína patológica se había extendido a regiones adicionales del cerebro, como el hipocampo, el cuerpo estriado y el bulbo olfatorio.

La transmisión de la α-sinucleína patológica del intestino al cerebro y la muerte neuronal resultante y los síntomas no se produjeron en ratones cuyas fibras nerviosas vagales fueron cortadas.

"Hay al menos tres implicaciones importantes del estudio. La primera es que es probable que promueva futuros estudios que exploren la conexión entre el intestino y el cerebro. Además, estimulará las investigaciones centradas en los factores, moléculas o infecciones que podrían iniciar el plegamiento incorrecto y la propagación de la α-sinucleína. Y, por último, sugiere que los tratamientos podrían estar dirigidos a prevenir la propagación de la α-sinucleína patológica desde el intestino al cerebro", explicó Dawson.

Los hallazgos apoyan asimismo la hipótesis de Braak, pero puede ser difícil proporcionar el mismo tipo de evidencia para la conexión cerebro-intestino en los humanos. Sin embargo, estudios en humanos han demostrado que la vagotomía troncal, un procedimiento quirúrgico específico en el nervio vago, que generalmente se usa para tratar las úlceras, puede reducir el riesgo de enfermedad de Parkinson.

"La vagotomía no debe convertirse en una terapia preventiva para la enfermedad de Parkinson. Pero si se pudiera encontrar el principal factor de iniciación en el intestino, entonces se podría intervenir en ese punto en un estudio futuro y demostrar que previene la enfermedad de Parkinson. Los pacientes con α-sinucleína patológica en el tracto gastrointestinal serían candidatos ideales para futuros estudios neuroprotectores", indicó. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS