RICO Y SANO

La claves de la alimentación para quitar el dolor de espalda

Los alimentos para acabar con el dolor de espalda. (Foto: Envato)
Los alimentos para acabar con el dolor de espalda. (Foto: Envato)
Llevar a cabo una buena alimentación y saludable es vital para gozar de una buena salud. También para controlar o acabar con el dolor de espalda.
La alimentación es uno de los requisitos fundamentales para la salud. Una dieta saludable y equilibrada aporta los nutrientes necesarios para gozar de una salud de hierro. 

Eso sí, hay alimentos que deben dejarse de consumir si existe algún tipo de enfermedad. Es el caso de la diabetes, por ejemplo. Pero en este caso, vamos a hablar de la espalda. Sí, de la espalda. Una alimentación que no sea correcta puede ser uno de los desencadenantes del dolor.

Existen alimentos que provocan sobrepeso y por tanto no convienen tomarlos, porque el sobrepeso es causante directo del dolor de espalda ya que la sometemos a una carga excesiva. También hay alimentos que contienen nutrientes que, tomados en exceso, como el pimiento, la patata, la berenjena y el tomate, debido a su aporte de solanina, pueden afectar más si existe un brote agudo de dolor.

Sin embargo, hay otros que son beneficiosos porque, por ejemplo, ayudan a absorber calcio y favorecen la reparación de tejidos y cartílagos, lo que beneficia a la espalda y su estructura ósea y cartilaginosa.

La dieta mediterránea es rica en alimentos que nos ayudan a mantener sana nuestra espalda, pero es cierto que en los últimos años hemos incorporado a nuestra alimentación alimentos rico en grasas y azúcares que nos benefician. 

Entre los alimentos recomendados se encuentran algunos como aquellos ricos en calcio. Estos ayudan a prevenir enfermedades como la osteoporosis que debilita nuestros huesos y nos hace más propensos a sufrir rupturas. 

Son ricos en calcio pescados como las sardinas, crustáceos como los langostinos y las gambas, verduras de hoja verde como las acelgas, puerros, brécol, coliflor, col, repollo, las legumbres como los garbanzos y las judías blancas, los frutos secos como las almendras, avellanas, pistachos, los huevos de gallina y los lácteos.

También entran los alimentos antiinflamatorios. En este caso, es recomendable tomar alimentos que son antinflamatorios naturales como frutos rojos, piña, cereales integrales, jengibre, cúrcuma, té verde, aceite de oliva virgen extra, salmón, nueces y almendras, apio, setas, brócoli y semillas de lino.

Además, entran también los alimentos antioxidantes como el ajo, cebolla, verduras de hoja verde como col, brocoli, repollo y rábano. También tienen efecto antioxidante los cítricos que además son ricos en vitamina C.

Como no, en esta lista hay que incluir los alimentos ricos en omega 3 como son el pescado azul como sardinas, boquerones y salmón y en vitamina B12 como carne, marisco y huevos que ayudan en la formación y maduración de los glóbulos rojos en la médula ósea.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS