POTENTE ESTUDIO

La unión de este conocido actor americano con médicos españoles

Estudiar la enfermedad de Parkinson gracias a Michael J. Fox. (Foto: Envato)
Estudiar la enfermedad de Parkinson gracias a Michael J. Fox. (Foto: Envato)
Existen muchas enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson, que actualmente no somos capaces de detectar hasta que el estado ya es muy avanzado.
Existen muchas enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson, que actualmente no somos capaces de detectar hasta que el estado ya es muy avanzado y las probabilidades de éxito de los tratamientos se han visto seriamente mermadas. 

Es por ello que como parte de una corriente de esfuerzos en investigación dedicados a encontrar formas de diagnosticar estas enfermedades en sus fases tempranas, la fundación Michael J. Fox y el Hospital Clínic de Barcelona están buscando voluntarios para un estudio a gran escala que permita catalogar aquellos síntomas que adviertan del riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas (especialmente párkinson) antes de que se manifiesten en su forma definitiva.

Así, han habilitado una encuesta a la que se puede acceder desde la página web envelliment cerebral saludable y en la que pueden participar todas aquellas personas neurológicamente sanas de entre 50 y 80 años que tengan acceso a internet. Quienes tengan familiares diagnosticados con enfermedades neurodegenerativas de la vejez también pueden participar.

"Cuando diagnosticamos el párkinson, que es cuando las personas ya tienen los signos y síntomas típicos que la mayoría de la gente conoce (temblor, dificultades para caminar, lentitud de movimientos...), ya hay muchas neuronas que han degenerado porque degeneran muchos años antes", explicó la Dra María José Martí.

"Esto antes no lo sabíamos, pero esta degeneración de neuronas se manifiesta en otra serie de síntomas que no son los típicos motores y que son muy variados", prosigue.
 

"En esta encuesta" detalla la investigadora, "lo que encontrarán los voluntarios es toda una serie de síntomas sobre los que ellos responderán, y mediante una serie de fórmulas matemáticas podremos conocer si son de riesgo alto o de riesgo bajo".

"Lo que queremos saber es si esto nos servirá para poder actuar antes, porque en estos momentos cuando intentamos actuar sobre aquello que creemos que es la causa llegamos tarde", añade.

"Hay diversos estudios que se han hecho con personas con párkinson a las que se les ha preguntado que problemas habían tenido o que se han hecho con personas en las que sí se sabía que había un mayor riesgo de párkinson", comenta.

"Por ejemplo, personas que tienen una determinada mutación (lo cual es raro, porque el párkinson no suele estar causado por una mutación específica; solo ocurre como en un 7% de los casos) y haciéndoles un seguimiento durante muchos años se ve qué tipo de problemas sufren en los años previos".

Comparte esta noticia

COMENTARIOS