PREVENCIÓN ABSOLUTA

Una aspirina al día, la receta para reducir el riesgo de padecer cáncer

Tomar aspirina regularmente reduce el riesgo de tener cáncer. (Foto: @incitefaith)
Tomar aspirina regularmente reduce el riesgo de tener cáncer. (Foto: @incitefaith)
La aspirina reduce el riesgo total de cáncer, muy especialmente por la disminución significativa del riesgo de desarrollo de cáncer colorrectal y otros del tracto gastrointestinal.
Los beneficios asociados a la ingesta de aspirina van mucho más allá del alivio de los dolores puntuales, caso de las cefaleas y de la inflamación de las articulaciones. Asimismo, la aspirina también protege frente a las enfermedades cardiovasculares ya que el ácido acetilsalicílico es un antiagregante plaquetario, por lo que evita la formación de trombos sanguíneos.

A ello se suma la prevención de distintos tipos de cáncer. De hecho, un nuevo estudio dirigido por investigadores del Hospital General de Massachusetts en Boston (EE.UU.) muestra que la aspirina reduce el riesgo total de cáncer, muy especialmente por la disminución significativa del riesgo de desarrollo de cáncer colorrectal y de otros tumores del tracto gastrointestinal.

Como explica Andrew Chan, director de esta investigación publicada en la revista JAMA Oncology, “a día de hoy ya podemos recomendar que muchas personas tomen aspirina para reducir su riesgo de cáncer colorrectal, sobre todo en el caso de aquellas personas que ya tienen otras razones para el consumo habitual de este medicamento, caso de la prevención de la enfermedad cardiovascular”.

“Y es que nuestros resultados indican que el uso de aspirina podría prevenir un número de casos de cáncer colorrectal superior al que se logra con los programas de cribado de este tumor, siendo el beneficio mayor en aquellas situaciones en las que los recursos para este cribado son insuficientes”, explica el experto.

Para llevar a cabo la investigación, los autores analizaron los datos acumulados a lo largo de 32 años en dos grandes estudios epidemiológicos (el Estudio de Salud de las Enfermeras y el Estudio de Seguimiento de Profesionales Sanitarios) llevados a cabo en Estados Unidos con cerca de 136.000 participantes.

Los resultados mostraron que el consumo habitual de aspirina, definido como la toma de una dosis estándar semanal o de dos dosis bajas por semana, se asoció con una reducción del 3% del riesgo de desarrollo de cualquier tipo de cáncer, así como con una disminución del riesgo del 19% en el caso del cáncer colorrectal y del 15% en el de cualquier tumor en el tracto gastrointestinal.

Pero advierten que “no observamos ninguna reducción en el riesgo de cáncer de mama, de próstata o de pulmón”. Concretamente, el beneficio en la prevención del cáncer colorrectal se presenta tras la toma durante cinco años de 0,5 a 1,5 pastillas de aspirina semanal o de una pastilla diaria de aspirina a dosis bajas. Un beneficio que, en el caso de los tumores en el tracto gastrointestinal, se presenta a los seis años con la toma de una pastilla diaria de aspirina a dosis bajas, esto es, con la dosis que se utiliza para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Explican que “parece muy razonable que las personas comenten con sus médicos la posibilidad de tomar aspirina para prevenir el cáncer gastrointestinal, sobre todo en los casos con factores de riesgo como la aparición de este tipo de tumor en algún familiar. Pero para ello, los pacientes deben haber sido informados de los efectos adversos potenciales asociados a la toma regular de aspirina y continuar con sus pruebas de cribado habituales”.

 

- Ver en El cáncer de próstata y los beneficios de no tratar el tumor

Comparte esta noticia

COMENTARIOS