MEDIDAS BÁSICAS

Toxoplasmosis y listeriosis, los dos peligros mortales en el embarazo

Cuidados en el embarazo, más allá de la oxoplasmosis y listeriosis. (Foto: Envato)
Cuidados en el embarazo, más allá de la oxoplasmosis y listeriosis. (Foto: Envato)
Estas dos infecciones pueden conllevar a riesgos muy graves para la salud tanto de la madre como del bebé. Llevar a cabo estas pautas evitará contagiarse.
Una vez que una mujer está embarazada, debe llevar a cabo una serie de pautas esenciales para que el embarazo vaya bien y tanto madre como bebé estén lo más saos posibles. Aquí es donde entran en juego dos infecciones que pueden generar graves consecuencias y complicaciones al niño. 

En este aspecto, la toxoplamoxis es una infección causada por Toxoplasma Gondii, un parásito que puede pasarse de unos animales y aves al ser humano, tanto por la alimentación como por el contacto con heces contaminadas. Por su parte, la listeriosis está provocada por una bacteria que se conoce como listeria y que se transmite al comer lácteos no pasteurizados y carnes que están crudas. 

Hay que tener mucho cuidado realmente con ellas y evitar por todos los medios cogerlas. El peligro de ellas es que ambas infecciones pueden no dar síntomas durante el embarazo. La situación más segura en relación al embarazo es que la madre haya pasado la toxoplasmosis antes de la gestación ya que así no correrán riesgos ninguno de los dos. 

En lo que respecta a la listeriosis se suele detectar una vez que hay síntomas. “Se diagnostica en hemocultivos, que es una prueba que se realiza cuando una gestante tiene fiebre igual o mayor de 38 grados y no encontramos foco aparente que justifique esa fiebre”, indica la Dra. Miriam Al Adib, especialista en Ginecología y Obstetricia y miembro de Top Doctors.

Si por el contrario, se presentan síntomas suelen estar vinculados a un cuadro de gripe, con fiebre, malestar general y dolor muscular. Por ello, siempre que la embarazada presente algunos de estos síntomas, debería ir al médico, ya que. en el caso de la listeriosis, también puede provocar un parto prematuro.

Los riesgos para el bebé son aun más peligrosos. La toxoplasmosis puede llegar a crear malformaciones neurológicas o visuales e incluso causarle la muerte al bebé, dependiendo del grado de infección así como el mes en el que se encuentre la madre. 

En  la listeriosis, “puede producir corioamnionitis (infección de las membranas), parto prematuro, sepsis neonatal, aborto o muerte fetal”, indica la experta. Una vez que el bebé ha nacido y, dependiendo del grado de afectación que presente, se le hará un seguimiento en sus primeros años de vida para determinar el tratamiento así como sus posibles lesiones. 

Para evitar este riesgo para la salud, es importante seguir una serie de pautas. Por ejemplo, hay que evitar el contacto con materiales que puedan estar relacionados con heces de gatos y siempre usar guantes. Tampoco se debe comer carne cruda. Hay que congelar siempre aquello que se consume, tanto pescado como carnes. Lavar muy bien las frutas y verduras que se consuman crudas, y todos aquellos lacteos que se consuman deben estar pasteurizados. 

 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS