SEÑALES DE ALERTA

Síntoma de sífilis, el tratamiento contra la enfermedad de transmisión sexual

Los síntomas y el tratamiento contra la sífilis. (Foto: Envato)
Los síntomas y el tratamiento contra la sífilis. (Foto: Envato)
Se puede curar fácilmente con el tratamiento adecuado, en manos de un profesional, en cambio, si se deja sin tratar, puede tener graves complicaciones a largo plazo.
La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), por lo que se contrae mediante el contacto directo con una llaga de sífilis durante las relaciones sexuales, ya sean anales, vaginales u orales. Estas llagas se pueden encontrar en el pene, la vagina, el ano, el recto, los labios y la boca, y también se puede contagiar de una madre infectada a su bebé en gestación.

Los síntomas de la sífilis se van desarrollando en varias fases: primaria, secundaria, latente y avanzada. Se puede curar fácilmente con el tratamiento adecuado, en manos de un profesional, en cambio, si se deja sin tratar, puede tener graves complicaciones a largo plazo o, incluso, provocar la muerte, tal y como indican desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Lo primero que hay que saber es que la sífilis es una enfermedad bacteriana, por lo que la causa que la produce es una bacteria que se llama Treponema pallidum, tal y como indican desde Mayo Clinic.

La vía más común de transmisión de esta enfermedad es a través del contacto directo con la llaga de una persona infectada durante la actividad sexual. Es así como la bacteria entra en el cuerpo a través de cortes o abrasiones menores en la piel o a través de las membranas mucosas.

La persona infectada puede contagiarlo durante las etapas primaria y secundaria, aunque en ocasiones puede darse en el periodo latente temprano.  Otra de las vías de transmisión es mediante el contacto cercano directo y sin protección con una lesión activa, por ejemplo, mediante un beso. Igualmente, las madres infectadas pueden contagiárselo a sus bebés durante el embarazo o el parto, que es lo que se conoce como sífilis congénita.

Los síntomas de la sífilis son muy diferentes dependiendo de la fase en la que se encuentren. La persona afectada deberá ponerse en manos de un profesional para, así, poder tratarse. En este caso existen cuatro fases:
  • Sífilis primaria: el primer síntoma que se aprecia es una pequeña llaga, que se llama chancro. Aparece en el lugar donde la bacteria entró en el cuerpo. Pueden ser varios o solo uno. Este se presente alrededor de tres semanas después del contacto y muchas personas no llegan a detectarlo porque no duele y puede estar oculto dentro de la vagina o el recto. 
  • Sífilis secundaria: después de la curación del chancro, que se da a las tres o seis semanas, puede aparecer una erupción que comienza en el tronco, pero que puede cubrir todo el cuerpo y puede estar acompañada de úlceras similares a verrugas en la boca o en el área genital. Algunas personas también experimentan pérdida de cabello, dolores musculares, fiebre, dolor de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos. 
  • Sífilis latente: si no se trata, se pasa a esta fase, donde no hay síntomas. Esta puede durar años y es posible que nunca más se vuelvan a presentar síntomas o, por el contrario, que la enfermedad avance a la tercera etapa. 
  • Sífilis terciaria: alrededor de un 15% al 30% de las personas infectadas que no reciben tratamiento pasan a esta fase. En esta, la enfermedad puede dañar el cerebro, los nervios, los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos y las articulaciones. Estos problemas pueden ocurrir muchos años después de la infección original no tratada.
¿Cuál es el tratamiento contra la sífilis? Lo más normal es que el tratamiento empiece con penicilina, que es lo más recomendable para todas las etapas. Suele ser lo mejor si se encuentra en fases primaria y secundaria, una sola inyección de penicilina suele ser suficiente, mientras que para las personas que padecen sífilis durante más de un año pueden necesitar dosis adicionales.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS