ESTRÉS LABORAL

Síndrome de burnout, una dolencia muy común y desconocida a partes iguales

Se trata de un problema común, ligado al estrés laboral. (Foto: Envato)
Se trata de un problema común, ligado al estrés laboral. (Foto: Envato)
Conocida también como el síndrome del trabajador quemado, se produce debido al estrés patológico (o distrés) que se sufre en el ámbito laboral.
La sociedad es competitiva. Y el hecho de tener un empleo es algo que supone un estrés añadido para las personas. En este aspecto, el término burnout es sinónimo de desgaste profesional y su traducción literal al castellano es “estar quemado”.

Quizás una de las consecuencias más conocidas es el llamado síndrome del burnout, que este año la OMS incluyó en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades (CIE-11)

Se trata de un problema común, ligado al estrés laboral que casi la mitad de los trabajadores españoles asegura sufrir, según un estudio elaborado por la aseguradora Cigna.

Sobre este problema, el doctor Joaquín Mateu Mollá, doctor en Psicología Clínica y de la Salud y docente de VIU – Universidad Internacional de Valencia, señala que el síndrome del burnout puede producir agotamiento emocional, falta de realización personal y despersonalización.

Esta alteración, conocida también como el síndrome del trabajador quemado, se produce debido al estrés patológico (o distrés) que se sufre en el ámbito laboral y, según indica, quienes lo sufren tardan bastante tiempo en detectarlo.

“En muchas ocasiones, pasa inadvertido hasta el momento en que su efecto sobre cuerpo y mente es ineludible y, cuando se instala definitivamente, puede dar lugar a una serie de problemas de salud mental que revisten entidad clínica, como la depresión mayor o los trastornos de ansiedad, requiriéndose tratamiento especializado”, indicó Mateu.

Uno de los primeros síntomas del burnout consiste en una sensación de agotamiento emocional que se expresa en forma de fatiga física y mental. También puede llegar a notarse con síntomas difusos de dolor ubicados en diferentes zonas del cuerpo, especialmente en la cabeza y la espalda. También es frecuente que se vea comprometida la motivación por acudir al trabajo y que la persona que lo sufre se sienta atrapada o desesperanzada.

Otro claro síntoma de burnout es la sensación de falta de realización como individuos, es decir, dejar de percibir que el trabajo aporta valor a la construcción de las metas y objetivos vitales. Este hecho supone una disonancia cognitiva pronunciada, puesto que, a pesar de dedicar al trabajo gran cantidad de recursos, se ostenta la creencia de que no conduce a la felicidad. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS