¿Qué es y para qué sirve el omeprazol?

La función real del omeprazol es la de inhibidor de los ácidos estomacales. (Foto: Freepik)
La función real del omeprazol es la de inhibidor de los ácidos estomacales. (Foto: Freepik)
El omeprazol es un medicamento que se utiliza frecuentemente sin prescripción médica.

Erróneamente muchas personas lo toman para calmar el malestar estomacal o problemas digestivos, como si se tratara de un analgésico.

Comúnmente se le conoce como un protector gástrico o estomacal. Sin embargo, su función real es de inhibidor de ácidos estomacales.

El omeprazol es un antiácido indicado para enfermedades que generan secreción ácida en la zona gástrica. En ningún caso funciona para la pesadez estomacal.

Efecto del Omeprazol

Existen ciertas enfermedades donde el omeprazol es muy eficaz como: el reflujo gastroesofágico, úlcera gástrica, gastritis, dispepsia o ante la presencia de bacterias.

En estos casos el medicamento actúa para mejorar los síntomas y retrasar el avance del padecimiento. Es común que lo receten mientras se toman antiinflamatorios y esteroides.

El omeprazol no es un fármaco de acción inmediata su efecto es a largo plazo, evita que los ácidos que produce el estómago le resten calidad de vida a quienes sufren de enfermedades asociadas. Su eficacia está probada y, la verdad, se convierte en un medicamento seguro siempre que su consumo no sea prolongado.

No se puede utilizar para dolencias o como paliativo después de cometer excesos. Los antiácidos pueden contribuir a mejorar el ardor estomacal, pero si no se trata de una enfermedad diagnosticada sería un error recurrir al omeprazol.

Aunque parezca un medicamento inofensivo está diseñado para tratar el esófago y mejorar enfermedades como el Zollinger – Ellison o alguna otra que eleve los ácidos estomacales.

Normalmente, se consume junto a otros medicamentos para complementar el tratamiento, ya que por si solo el inhibidor no podrá normalizar las funciones del estómago y el aparato digestivo.

¿Cómo usar el omeprazol?

Este medicamento se presenta en cápsulas de liberación prolongada y se puede ingerir hasta dos veces al día antes de las comidas.

Algunos pacientes necesitan una dosis mayor si se encuentran en tratamiento contra úlceras o bacterias como la Helicobacter Pylori.

Aunque muchos lo toman sin prescripción no es conveniente llegar a excesos con el omeprazol ni triturar las cápsulas. Esto le resta eficacia y puede agudizar los síntomas.

Si el principal problema es un cuadro de acidez aguda y explosiva, tampoco conviene recurrir a este medicamento, ya que su acción puede ser muy lenta y tardía.

Entre las recomendaciones para consumir omeprazol de forma segura se encuentra tomarlo en ayunas para que se encargue de regular los ácidos del estómago antes de empezar a ingerir ciertos alimentos. Su uso para casos simples no suele superar los 14 días.

Cuando se trata de enfermedades agudas los médicos pueden recetarlo por un periodo de tiempo que oscila entre 4 y 8 semanas. El omeprazol está contraindicado para pacientes que necesitan consumir anticoagulantes o tratamiento para el hipotiroidismo.

Sobre los efectos secundarios aún no se tiene mucha evidencia. Sin embargo, se recomienda que el paciente revise sus niveles de magnesio y vitamina B12 en sangre, ya que puede provocar un aumento de riesgo en pacientes con cirrosis o con algún problema relacionado con su función renal.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS