UN MAYOR COMPROMISO

El puesto de trabajo impacta, y mucho, en la salud diaria de los trabajadores

Mejorar la salud psicológica y la salud general en el trabajo es sencillo. (Foto: Pexels /  bruce mars)
Mejorar la salud psicológica y la salud general en el trabajo es sencillo. (Foto: Pexels / bruce mars)
Los trabajadores de oficina son una de las poblaciones más sedentarias, ya que pasan del 70% al 85% del tiempo en el trabajo sentado, un peligro diario para la salud.


Cada día más empresas no atienden al puesto de trabajo, y apuestan por mesas y sillas más ergonómicas así como espacios menos constreñidos para sus trabajadores. Esto no solo tiene un impacto positivo en el trabajo sino que mejora la salud psicológica y la salud general, al reducir el sedentarismo.

Permanecer sentado muchas horas, algo habitual en la mayoría de los puestos de trabajo, se asocia con un mayor sedentarismo y un mayor riesgo de enfermedades crónicas (diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca y algunos tipos de cáncer), así como de muerte.

Y, además, también se relaciona a con un peor rendimiento resultados, como compromiso y presentismo.  Los trabajadores de oficina son una de las poblaciones más sedentarias, ya que pasan del 70% al 85% del tiempo en el trabajo sentado, pero hasta ahora los estudios que han tratado de buscar maneras de reducir el tiempo de estar sentados en el lugar de trabajo no tenían la calidad suficiente.

Un equipo de expertos con sede en el Reino Unido, con colaboradores en Australia, se dispuso a evaluar el impacto de Stand More AT (SMArT Work), una intervención diseñada para reducir el tiempo sentado durante las horas de trabajo.

El ensayo involucró a 146 oficinistas de los Hospitales Universitarios de Leicester NHS Trust, de los cuales 77 fueron asignados al azar al grupo de intervención y 69 al grupo de control durante un período de 12 meses. La edad promedio de los participantes era de 41 años, el 78% informó ser de etnia europea blanca y la mayoría (80%) eran mujeres.

El grupo de intervención trabajó en una estación de trabajo ajustable en altura y recibió un breve seminario sobre su uso correcto. Por su parte, el grupo control siguió trabajando como siempre.
La cantidad de tiempo sentado de los trabajadores se valoró utilizando un dispositivo colocado en el muslo al inicio del estudio y a los 3, 6 y 12 meses. También se registraron los niveles de actividad física diaria y algunas cuestiones relacionadas con el trabajo (la actividad laboral, el presentismo) y la salud (el estado de ánimo, la calidad de vida).

Al inicio del estudio, el tiempo total que parmanecieron sentado era de 9,7 horas por día. Los resultados muestran que a los 3 meses había disminuido en 50,62 minutos al día, en 64,40 minutos a los 6 meses y en 82,39 minutos a los 12 meses en el grupo de intervención en comparación con el grupo control.

Esta disminución en los minutos sentados fue reemplazada, en gran medida, por el tiempo que permanecía de pie en lugar de moverse, ya que el tiempo y la actividad física se mantuvieron sin cambios.

Los resultados también sugieren mejoras en el desempeño y el compromiso laboral, la fatiga ocupacional, el presentismo, la ansiedad diaria y la calidad de vida, pero no se encontraron cambios notables en la satisfacción laboral, la función cognitiva y la ausencia por enfermedad.

Sin embargo, creen que el SMArT Work redujo con éxito el tiempo de estar sentado a corto, mediano y largo plazo, y se observaron cambios positivos en la salud psicológica y relacionada con el trabajo.

Se trata de un estudio importante que demuestra reducciones duraderas en el comportamiento sedentario y otros beneficios relacionados con el trabajo. No obstante, la experta cuestiona los beneficios potenciales para la salud de simplemente reemplazar estar sentado por trabajar de pie. La intervención, recuerda no incrementó la actividad física potencialmente más beneficiosa.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS