FÁRMACO EXPERIMENTAL

La proteína que tiene la clave para frenar el cáncer de próstata y sus aliados

La proteína capaz de tratar múltiples tipos de cáncer. (Foto:  Love that fills / Pexels)
La proteína capaz de tratar múltiples tipos de cáncer. (Foto: Love that fills / Pexels)
Una vez desarrollado el cáncer de próstata, el paciente suele sufrir el crecimiento de nuevo hueso, lo que puede ser muy doloroso. Ese crecimiento ayuda a su vez a la progresión y expansión del cáncer.


En nuestro país se diagnostican cada año más de 33.000 nuevos casos de cáncer de próstata, el tipo de tumor más común entre la población masculina. Un cáncer que, si bien en un gran número de casos no resulta mortal dado su lento crecimiento, causa cada año el deceso de cerca de 6.000 españoles.

Este tipo de cáncer presenta una gran capacidad para expandirse e invadir otros órganos. De hecho, hasta un 90% de los pacientes que acaban falleciendo a consecuencia del tumor presenta metástasis óseas.

De ahí la importancia de un estudio dirigido por investigadores del Centro Oncológico de la Universidad de Colorado en Aurora (Estados Unidos), en el que se describe no solo un mecanismo por el que el cáncer de próstata forma nuevos tumores en los huesos, sino también una molécula experimental que podría detener todo este proceso.

"Una vez ha desarrollado el cáncer de próstata, el paciente suele sufrir el crecimiento de nuevo hueso, lo que puede ser muy doloroso. Y lo que hemos visto en nuestro trabajo es que este crecimiento óseo ayuda a su vez a la progresión y expansión del cáncer", indicó Philip Owens, director de esta investigación.

Para llevar a cabo su estudio, los autores se fijaron en las denominadas proteínas morfogenéticas del hueso (BMP), grupo de factores de crecimiento que colaboran de forma natural en la formación de los huesos sanos y que son utilizados en distintos procedimientos quirúrgicos (caso de la fusión espinal) para promover el crecimiento de nuevos huesos.

El problema es que las alteraciones en la expresión de estas BMP pueden provocar el desarrollo de diversos tipos de cáncer. Por ejemplo, se sabe que una baja señalización de las BMP aumenta, y mucho, el riesgo de cáncer colorrectal, mientras que una señalización anormalmente elevada de estas proteínas se asocia a la aparición de cáncer de esófago.

Los autores se centraron en la señalización de las BMP en las células mieloides, tipo de células sanguíneas producidas en la médula ósea (el término mieloide significa perteneciente a la médula ósea)a partir de las células madre hematopoyéticas y cuya diferenciación da lugar a todos los tipos de células de la sangre.

Los resultados mostraron la supresión de la expresión de BMPR1a se asoció con un menor desarrollo de tumores óseos que, además, eran mucho más pequeños. Y es que la eliminación del gen que codifica esta BMPR1a parece anular la capacidad de las células mieloides para producir cierto tipo de células –lo que en último término limita la capacidad de las células mieloides para formar tumores.

En definitiva, parece que las células mieloides colaboran de forma muy activa en la diseminación del cáncer de próstata en los huesos. Un hallazgo que viene a reforzar la hipótesis de que el cáncer, lejos de ser una enfermedad local, es decir, en la que participa todo el organismo.

"Creemos que hay evidencias de que la BMP que participa en el desarrollo de tumores en múltiples tejidos procede de las células mieloide. Unas evidencias crecientes que, por tanto, muestran el beneficio de inhibir la señalización de las BMP en las células mieloides", señaló. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS