SIN QUIMIO

El potente tratamiento contra el cáncer de mama más agresivo

Se trata del primer estudio en el mundo en utilizar datos genómicos en tiempo real para seleccionar de forma más precisa las pacientes con tumores de alto riesgo.
Prometedores avances en la lucha contra el cáncer de mama. Un ensayo clínico de fase 2, promovido por el grupo académico internacional Solti, mostró efectos positivos frente al cáncer de mama más agresivo. 

El estudio se centró en combinar dos elementos: por un lado, el ribociclib, un inhibidor de las proteínas CDK4/6 que regula el ciclo celular, y por otro, letrozol, un tratamiento hormonal.

En concreto, el trabajo publicado esta semana en The Lancet Oncology, coincidiendo con el congreso mundial de cáncer de mama en San Antonio (Texas, EE UU), revela una eficacia similar a la quimioterapia de este tratamiento, que es el que se elige de una manera prioritaria en la actualidad. 

Los expertos señalan que se trata de una terapia neoadyuvante. Esto quiere decir que se centra en facilitar la operación posterior. De ahí que los pacientes que pueden beneficiarse de este nuevo avance son aquellos con cáncer de mama hormonosensible precoz, con alto riesgo de desarrollar metástasis en los próximos 10 años. 

Los fármacos en concreto que inhiben CDk4/6, en combinación con hormonoterapia demostraron su eficacia en el cáncer de mama metastásico. 

El uso de quimioterapia ha dejado de ser la opción principal y su uso queda relegado en casos que no funcione el tratamiento. En cambio, en pacientes con cáncer de mama precoz y alto riesgo de recaída, no está aún definido el rol de estos fármacos biológicos.

"Desconocíamos realmente el potencial de estos fármacos para reducir la quimioterapia antes de la cirugía. Este ensayo demuestra por primera vez que es un camino a explorar y apunta cómo hacerse", señaló  Joaquín Gavilá, de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología y miembro de la junta directiva de Solti.

Asimismo, este trabajo fue el primero en reunir datos clínicos, patológicos y genómicos para medir la respuesta al tratamiento y demostrar que la combinación de estos dos elementos durante seis meses llega a transformar los tumores de alto riesgo en bajo riesgo. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS