SÍNTOMAS CLÍNICOS

¿Por qué cada vez hay más gente celiaca? La respuesta de los médicos

La infección con un reovirus puede dejar una marca permanente en el sistema inmune que sienta las bases para las posteriores respuestas autoinmunes frente al gluten.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
El gluten es una proteína presente en los cereales, principalmente en el trigo, la cebada y el centeno, que confiere elasticidad a la masa de la harina y es responsable de la consistencia elástica y esponjosa de los panes y masas horneadas. Es decir, se trata de una proteína que no pueden consumir las personas con enfermedad celiaca trastorno de carácter autoinmune causado directamente por una intolerancia permanente al gluten y cuya prevalencia ha crecido notablemente en los últimos años.

Asimismo, se estima que ya a día de hoy un 1% de la población de nuestro país, o lo que es lo mismo, más de 450.000 personas padece celiaquía. Pero muchos se preguntan por qué aparece dicha intolerancia al gluten. 

Contrariamente a como se venía sospechando, no sea una cuestión genética. De hecho, un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Chicago (EE.UU.) muestra que el causante de que se desencadene la respuesta inmune frente al gluten y, por ende, se desarrolle la celiaquía, es un tipo de virus considerado totalmente inocuo, más concretamente, un reovirus.

"Nuestros resultados demuestran claramente que un virus que no produce ningún síntoma clínico todavía puede tener un efecto negativo sobre el sistema inmune y establecer las bases para el desarrollo de una enfermedad autoinmune, en particular la enfermedad celiaca", comentó Bana Jabri, directora de esta investigación.

Pero no hay que alarmarse puesto que esto no significa que todo el mundo que contraiga una infección con este reovirus acabará desarrollando celiaquía. "El tipo de virus específico y sus genes, la interacción entre el propio virus y el hospedador, y el estado de salud del huésped también desempeñan un papel en todo este proceso", comentó. 

Cabe recordar que un antígeno es toda aquella sustancia que al entrar en el organismo provoca una respuesta del sistema inmune. Entonces, ¿por qué se desarrolla la intolerancia al gluten en las personas con enfermedad celiaca? Pues según la creencia tradicional, porque se activan ciertos genes que provocan que el sistema inmunitario rompa este equilibrio y califique al gluten como un problema.

Los resultados mostraron que TL1, si bien no provocó una patología infecciosa, desencadenó una respuesta inflamatoria inmune mucho más agresiva en presencia del gluten. Y asimismo, que esta respuesta inducía una sobreexpresión de un gen, el IRF1, implicado en la pérdida de la tolerancia al gluten.

"Nuestros resultados sugieren que la infección con un reovirus puede dejar una marca permanente en el sistema inmune que sienta las bases para las posteriores respuestas autoinmunes frente al gluten", explicaron los autores. 

En definitiva, el estudio sugiere que la infección con un reovirus podría ser el primer desencadenante del desarrollo de la celiaquía. Por ejemplo, los bebés estadounidenses suelen empezar a tomar alimentos sólidos cuando cuentan con una edad de seis meses.

Y dado que estos bebés presentan sistemas inmunitarios aún inmaduros y, por tanto, son más susceptibles a las infecciones virales, es muy posible que la combinación de la infección de un reovirus intestinal con una primera exposición al gluten cree las condiciones óptimas para el desarrollo de la celiaquía, cuando menos en los bebés con predisposición genética a padecer la enfermedad.

"Durante el primer año de vida, el sistema inmune todavía se encuentra en un proceso de maduración. Por tanto, y en el caso de los niños con un genoma específico, la infección por un virus determinado puede dejar una  cicatriz que podría tener consecuencias a largo plazo. Así, creemos que una vez contemos con más estudios, los niños en alto riesgo de desarrollar celiaquía podrían ser vacunados frente a la enfermedad", concluyó Bana Jabri. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS