GRAN INFORME

El peligro de tomar una loncha de bacon y el cáncer de colon

El riesgo de cáncer colorrectal aumentó un 19 con cada 25 gramos de carne procesada. (Foto: Georgia Maciel / Pexels)
El riesgo de cáncer colorrectal aumentó un 19 con cada 25 gramos de carne procesada. (Foto: Georgia Maciel / Pexels)
Este es uno de los estudios más grandes en el campo y uno de los pocos que han conseguido medir las cantidades de carne y los riesgos asociados con tanta precisión.
Comer unos 25 gramos de carne procesada al día, el equivalente a una loncha de bacon, se asoció con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, de acuerdo con un gran estudio liderado por la Universidad de Oxford, que publica este miércoles la revista International Journal of Epidemiology.

Que la carne roja y procesada (aquella que ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación incrementa el riesgo de cáncer)no es nuevo.

Ya en 2015 la Agencia Internacional de investigación sobre el Cáncer (IARC), una de las agencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desató la alarma al incluir la carne roja y la carne procesada en la lista de sustancias cancerígenas. Desde entonces numerosos estudios han ido añadiendo más evidencia a esta relación entre dieta y enfermedad.

Ahora, esta nueva investigación, que estudió los hábitos dietéticos de medio millón de británicos, concluye que las personas que consumen de media alrededor de 76 gramos de carne roja y procesada al día tenían un 20 por ciento más de probabilidades de desarrollar cáncer de colon que aquellas que solo comían alrededor de 21 gramos al día.

En concreto, el riesgo aumentó un 19 por ciento con cada 25 gramos de carne procesada (aproximadamente equivalente a una loncha de bacon) que las personas comían por día, y un 18 por ciento con cada 50 gramos de carne roja consumida (una tajada gruesa de carne asada o la porción comestible de una chuleta de cordero).

El trabajo también encontró que con cada botella de cerveza o un vaso pequeño de vino se elevó el riesgo de cáncer colorrectal en un ocho por ciento, mientras que las personas que una alta ingesta de fibra procedente del pan y los cereales para el desayuno tenían un riesgo 14 por ciento menor de desarrollar un tumor intestinal.

"Nueva Zelanda tiene una de las tasas de cáncer colorrectal más altas del mundo; este estudio muestra que podríamos prevenir algunos de estos cánceres cambiando nuestras dietas, consumiendo menos carne roja, procesada y alcohol, y más cereales integrales", indicó.

La evidencia actual apunta a un mayor riesgo de cáncer colorrectal por cada 50 gramos de carne procesada que una persona come por día, pero esta investigación encontró que el riesgo aumenta con solo 25 gramos por día, mostrando un aumento similar en el riesgo a intervalos más pequeños. Este es uno de los estudios más grandes en el campo y uno de los pocos que han conseguido medir las cantidades de carne y los riesgos asociados con tanta precisión.

Pero la mayoría de las investigaciones anteriores estudiaron a población en la década de 1990 o antes, y los patrones de consumo han cambiado mucho desde entonces. "Nuestro estudio ofrece una visión contemporánea que es relevante para lo que comemos hoy", apunta la experta.

"Nuestros resultados sugieren que las personas que comen carne roja y procesada cuatro o más veces a la semana tienen más riesgo de desarrollar cáncer colorrectal que aquellos que comen carne roja y procesada menos de dos veces por semana", indicó. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS