PASOS SENCILLOS

El optimismo provoca cambios irreparables en la salud

Hay una serie de factores psicológicos que en sí mismos tienen una influencia muy importante en nuestra salud. (Foto: Envato)
Hay una serie de factores psicológicos que en sí mismos tienen una influencia muy importante en nuestra salud. (Foto: Envato)
Se trata de la primera investigación sobre este asunto étnicamente diversa y con una población de gran tamaño.
Desde hace tiempo, la evidencia científica señala que existen una serie de factores psicológicos que en sí mismos tienen una influencia muy importante en nuestra salud.

A menudo, se habla especialmente de el impacto negativo de estos factores; por ejemplo, de cómo el estrés y los trastornos de salud mental detraen de nuestro bienestar. Sin embargo, parece que lo contrario también es cierto y que los estados emocionales positivos podrían tener consecuencias tangibles (y medibles) en el estado fisiológico de las personas.

En esta línea, un estudio llevado a cabo por investigadores estadounidenses y publicado en la revista científica Journal of the American Geriatrics Society aportó nueva evidencia de que el optimismo podría alargar la esperanza de vida de las personas.

Como decíamos (y como señalan los propios autores del trabajo) la idea no es nueva, y ya se habían llevado a cabo otras investigaciones sobre la cuestión cuyos resultados apuntan en la misma dirección. No obstante, muchos de estos trabajos se habían practicado sobre cohortes poco diversas en algunos aspectos.

Así, en esta ocasión se han empleado los datos de nada menos que 159.255 mujeres étnica y racialmente diversas, extraídos del estudio Women's Health Initiative. Debido a que dicha encuesta se realiza respondiendo un cuestionario extensivo y completo, los investigadores pudieron realizar varias asociaciones de optimismo y ajustar convenientemente factores del estilo de vida que podrían distorsionar los resultados.

Con esta metodología, los autores encontraron que los niveles más altos de optimismo tenían una esperanza de vida un 5,4% más elevada que los más bajos. Esta diferencia era más elevada en las mujeres de raza negra (hasta un 7,6%) y más reducida en las mujeres asiáticas (1,5%).

Comparte esta noticia

COMENTARIOS