TUMOR AGRESIVO

El nuevo caballo de Troya contra el cáncer de mama

Mejora la supervivencia libre de progresión y la supervivencia global. (Foto: Envato)
Mejora la supervivencia libre de progresión y la supervivencia global. (Foto: Envato)
Este fármaco es tan innovador y mejora el pronóstico de forma tan llamativa respecto al tratamiento estándar actual que podría ser el fármaco más activo en la historia del cáncer de mama.
Trastuzumab deruxtecan. Este es e nombre del medicamento contra el cáncer de mama. Un auténtico caballo de Troya contra las células cancerosas porque elude sus defensas para penetrar en ellas y combatirlas desde dentro. 

Demostró su gran efectividad para frenar el cáncer de mama metástasico en el ensayo clínico fase III Destiny Breast-03, que se acaba de publicar en la revista científica The New England Journal of Medicine (NEMJ) y que ha obtenido “los resultados probablemente más impactantes, relevantes e importantes” de la historia del cáncer de mama. 

El cáncer de mama HER2-positivo para el que está destinado el fármaco afecta al 20% de las pacientes con cáncer de mama y es uno de los tumores más agresivos. Los resultados preliminares del estudio se presentaron en su momento en el ESMO Congress 2021, y ya mostraban que este novedoso tratamiento conseguía frenar la progresión del cáncer de mama metastásico HER2-positivo en el 75,8% de las pacientes a los 12 meses, en comparación con solo el 34,1% de aquellas a las que se administraba el tratamiento estándar. 

Este fármaco combina un anticuerpo monoclonal (trastuzumab), que se une mediante un linker o unión a moléculas de quimioterapia (deruxtecan) y se administra por vía intravenosa para que la sangre lo transporte hasta las células tumorales, donde reconoce la vía de estas células cancerosas, que en este caso es el receptor HER2, y se introduce sin que le detecten para descargar en su interior la quimioterapia que transporta y eliminarlas sin perjudicar tanto a otras células sanas.

En el ensayo internacional Destiny Breast-03 participaron 524 pacientes con cáncer de mama metastásico HER2-positivo, seleccionadas para el estudio entre el 20 de julio de 2018 y el 23 de junio de 2020 en 169 centros de 15 países. De todas ellas, 261 pacientes fueron asignadas al azar a la rama del estudio en la que recibieron trastuzumab deruxtecan (T-Dxd) y 263, a la rama del tratamiento estándar hasta ese momento y que consistía en trastuzumab emtansina (TDM-1).

“Este fármaco es tan innovador y mejora el pronóstico de forma tan llamativa respecto al tratamiento estándar actual que podríamos estar ante el fármaco más activo en la historia del cáncer de mama”, afirmó el Dr. Cortés, que vaticina, aunque sea de forma preliminar, que “podría llegar a curar la enfermedad en algunas pacientes, porque hemos visto que el tumor desaparece en el 16% de los casos, o, como mínimo, a aumentar las posibilidades reales de cronificar la enfermedad”.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS