CARRERA DE OBSTÁCULOS

Los síntomas de la depresión postparto, ¿se puede evitar?

¿Qué es la depresión postparto?. (Foto: Bryan Schneider / Pexels)
¿Qué es la depresión postparto?. (Foto: Bryan Schneider / Pexels)
¿Qué es la depresión postparto? ¿Qué la provoca? ¿Por qué aparece? ¿Cómo se diagnóstica? ¿Cómo se trata?. Estas son algunas de las cuestiones que los expertos tratan de responder.
En la actualidad, una de cada siete mujeres experimenta depresión durante en el embarazo, o de forma posterior: lo que se conoce como depresión postparto. Ahora, millones de expertos en salud aseguraron que esta dolencia se puede prevenir. Su estudio puede verse en la revista JAMA y en ella destacan algunas de las intervenciones que pueden ser efectivas para prevenir la depresión perinatal. 

"Realmente necesitamos encontrar a estas mujeres antes de que se depriman", indicó Karina Davidson, una de las autoras del informe. La depresión postparto es un trastorno infradiagnosticado. Es decir, muchos expertos aseguran que muchas mujeres pueden determinar que tienen este trastorno sin realmente tenerlo.

"Consideran que estar muy cansada o tener muchas preocupaciones durante la gestación es lo normal. Durante muchos años se ha considerado que no se puede poner medicación durante el embarazo y que no hay tratamiento para las mujeres que manifiestan síntomas de ansiedad o depresión"; indicó Elena Sanz Rivas, jefa del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

"Por ello, muchas mujeres se aguantan e, incluso, en el sistema sanitario se le resta importancia. Existen mujeres que durante el embarazo lo pasan mal y muy mal", señaló.

La experta asegura que "hay muchas mujeres que tienen preocupaciones obsesivas durante el embarazo por lo que es importante que lo puedan hablar con un profesional".

"Además, otros síntomas de alerta son mujeres muy cansadas, más allá de los síntomas del embarazo, que dan muchas vueltas a qué va a pasar una vez que den a luz, si van a ser capaz de cuidarlo, irá todo bien… Todas las mujeres tienen un grado de preocupación durante el embarazo, pero cuando esa preocupación no se va de la cabeza y hace sentirnos mal es el momento de consultarlo con un psiquiatra, con un psicólogo o comentarlo con el propio ginecólogo", indicó.

Otro de los síntomas frecuentes es la pérdida del sueño, que se puede dar en un embarazo normal, pero que se agudiza en pacientes con síntomas depresivos o de ansiedad. Además, otros síntomas son pérdida de apetito, pérdida de interés en hacer las labores normales y rumiar las preocupaciones de forma excesiva.

Sin embargo, los expertos aseguran que también aumenta la probabilidad de que los bebés nazcan prematuramente o tengan bajo peso al nacer, y puede afectar la capacidad de la madre para vincularse o cuidar a su hijo. Los hijos de madres con depresión perinatal, afirma este documento, tienen más problemas de conducta, dificultades cognitivas y enfermedades mentales.

Pese a ello, los expertos alertaron que no hay que confundir la depresión perinatal con baby blues: las lágrimas, la irritabilidad, la fatiga y la ansiedad que experimentan muchas mujeres después del parto, pero que se evaporan en 10 días. Las nuevas recomendaciones de un panel gubernamental podrían traer esperanza a muchas mujeres en riesgo de padecer la enfermedad. Esto es lo que dijo el grupo y cómo puede usar la información.

El panel evaluó una serie de investigaciones realizadas sobre numerosos métodos de prevención posibles, que incluyen actividad física, educación, consejos para dormir, yoga, escritura expresiva, ácidos grasos omega-3 y antidepresivos.

Algunas de estas terapias eran prometedoras, incluyendo la actividad física y los programas en Gran Bretaña y los Países Bajos, que involucran visitas domiciliarias de parteras u otros proveedores. Pero solo el asesoramiento demostró evidencia científica suficiente de beneficio.

Las dos terapias combinadas con una terapia conductual cognitiva, ayudando a las mujeres a navegar a en sus sentimientos y expectativas para crear entornos saludables y de apoyo para sus hijos o terapia interpersonal, que incluye habilidades de afrontamiento y ejercicios de rol para ayudar a manejar el estrés y los conflictos de relación.

Otros factores de riesgo también contemplados son: ser madre soltera, adolescente, de bajos ingresos, sin un diploma de escuela secundaria, o tener un embarazo no planificado o no deseado.

Además recomienda que "cualquier mujer que se encuentre mal durante el embarazo y que no tenga apoyos tanto familiares o de amistad y necesite ayuda, sería recomendable que buscara ayuda de un psicólogo o psiquiatra donde pueda hablar de las cosas que le pasan".


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS