INCOMPETENCIA CERVICAL

Insuficiencia del cuello uterino, qué es y cómo afecta al embarazo

¿Qué es la incompetencia cervical o insuficiencia del cuello uterino? (Foto: Envato)
¿Qué es la incompetencia cervical o insuficiencia del cuello uterino? (Foto: Envato)
Es importante que las mujeres que desean quedarse embarazadas conozcan estos dos términos que pueden provocar alteraciones durante la gestación.
La incompetencia cervical o la insuficiencia del cuello uterino son conceptos desconocidos. Una de las razones es por su dificultad de diagnóstico y de tratamiento, por eso es importante que las mujeres que desean quedarse embarazadas conozcan estos dos términos que hacen referencia lo mismo y que pueden provocar complicaciones durante la gestación. 

Según la Asociación Española de Pediatría (AEPED), la incompetencia cervical forma parte del grupo 3 de riesgo perinatal. Esto quiere decir, que diagnosticar una insuficiencia del cuello uterino significa que es posible que haya complicaciones durante el embarazo que pueden dificultar que llegue a término.

En el momento en el que una mujer recibe este tipo de diagnóstico debe saber que lo que le ocurre es que su cuello uterino no se cierra completamente cuando el embarazo llega al 2º trimestre. Es más, el cuello tiende a abrirse y no presenta la firmeza que debería tener durante la gestación.

Las causas de la incompetencia cervical todavía no están muy claras, aunque según el Manual MSD se atribuyen a "una combinación de anomalías estructurales y factores bioquímicos". Por ejemplo, una lesión en el cuello uterino o algún defecto congénito en el útero pueden ser posibles causas. 

En cuanto a los síntomas que pueden alertar de esta condición están la presión vaginal, el sangrado, flujo vaginal o dolores en la zona del abdomen. Es muy importante que ante la más mínima presencia de alguno de estos síntomas se acuda a urgencias para recibir un diagnóstico adecuado.

Asimismo, es importante acudir a las citas médicas para detectar, cuando antes, la incompetencia cervical ya que una de las principales consecuencias es que la mujer que está embarazada sufra un aborto o tenga un parto prematuro. 

Existen diferentes tratamientos para la insuficiencia del cuello uterino. El primero de ellos es incluir un suplemento con protesterona, que incluso se puede inyectar. En otros casos, también se apuesta por un cerclaje cervical. Este se lleva a cabo mediante suturas que evitarán que el cuello uterino se abra.

Estas suturas se quitan el último mes del embarazo o incluso, el día del propio parto. No es un tratamiento que duela, ya que a la madre se le aplica anestesia general o regional. No obstante, también existe la posibilidad de realizarle un seguimiento a la mujer embarazada para comprobar cómo va evolucionando esa abertura uterina. 

Mantener un peso adecuado, llevar un estilo de vida saludable sin malos hábitos (fumar o beber alcohol) y preocuparse por tener una alimentación lo más sana posible pueden ayudar a que todos los embarazos transcurran de una forma sana y adecuada. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS