GRAN ESPERANZA

El importante papel del colesterol en el tratamiento del cáncer de páncreas

¿Qué conexión tiene el cáncer de páncreas y el colesterol?. (Foto: Envato)
¿Qué conexión tiene el cáncer de páncreas y el colesterol?. (Foto: Envato)
Las células cancerosas convierten la mayor parte del colesterol que producen en una forma que se puede almacenar dentro de la célula. El colesterol libre nunca se acumula.
Expertos del Laboratorio Cold Spring Harbor (EE.UU.) han descubierto que pueden detener el crecimiento de las células de cáncer de páncreas al interferir con la manera en que las células almacenan el colesterol. Sus hallazgos en ratones y modelos de páncreas cultivados en laboratorio apuntan hacia una nueva estrategia para tratar la enfermedad mortal.

El estudio, publicado en el Journal of Experimental Medicine, dirigido por David Tuveson, quería saber por qué las células cancerosas pancreáticas, como muchas células cancerosas, producen cantidades abundantes de colesterol.

El colesterol es un componente esencial de las membranas celulares, pero el equipo de investigación determinó que las células cancerosas pancreáticas producen mucho más de lo que necesitan para apoyar su propio crecimiento. "Esto es inusual, porque la vía del colesterol es una de las vías más reguladas en el metabolismo", indicó Tobiloba Oni.

Oni explica que la mayoría de las células producen la cantidad de colesterol que necesitan, y cierran rápidamente la vía de síntesis una vez que tienen suficiente. Sin embargo, descubrieron que las células cancerosas convierten la mayor parte del colesterol que producen en una forma que se puede almacenar dentro de la célula. El colesterol libre nunca se acumula, y la vía de síntesis sigue produciéndose más.

Las células cancerosas en el páncreas parecen prosperar esta síntesis de colesterol hiperactivo. El equipo piensa que esto probablemente se deba a que están aprovechando otras moléculas generadas por la misma vía. 

Son capaces de mantener el camino en marcha y mantener su suministro gracias a una enzima llamada esterol O-aciltransferasa 1 (SOAT1), que convierte el colesterol libre en su forma almacenada y que las células de cáncer pancreático tienen en abundancia.

Cuando los investigadores eliminaron la enzima SOAT1 a través de la manipulación genética, evitando que las células conviertan y almacenen su colesterol, las células cancerosas dejaron de proliferar. En experimentos con animales, la eliminación de la enzima detuvo el crecimiento tumoral.

Cabe destacar que los expertos descubrieron que la eliminación de SOAT1 solo afectaba a las células que albergaban mutaciones en ambas copias de un gen supresor de tumores conocido como p53. Esta alteración genética promueve el crecimiento del cáncer y es extremadamente común en tumores de pacientes.

Las células normales del páncreas funcionaron bien sin la enzima en los experimentos del equipo, y eso hace que SOAT1 sea un objetivo terapéutico prometedor, asegura Oni. Con estos avances, los investigadores puedan desarrollar un medicamento que bloquee selectivamente la enzima, dañe las células cancerosas pero deje a las células normales sanas.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS