ALIMENTACIÓN

La impactante dieta que hace temblar a la hipertensión

¿Qué es la dieta DASH?. (Foto: Envato)
¿Qué es la dieta DASH?. (Foto: Envato)
Esta dieta puede tener un importante impacto en adultos jóvenes y de mediana edad con hipertensión en fase 1, según una nueva investigación.
Las siglas de la dieta DASH hace referencia a Dietary Approaches to Stop Hypertension (enfoques alimentarios para detener la hipertensión), por lo que se trata de un plan de alimentación equilibrado dirigido al tratamiento o prevención de la presión arterial elevada. 

En este sentido, además de adoptar hábitos saludables para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular, esta dieta puede tener un importante impacto en adultos jóvenes y de mediana edad con hipertensión en fase 1, según una nueva investigación presentada en las Sesiones Científicas de Hipertensión 2022 de la Asociación Americana del Corazón.

La investigación demostró que llevar a cabo este plan de alimentación podría tener el mayor beneficio para la salud de las personas con hipertensión, "con una estimación de 15.000 eventos de enfermedad cardíaca prevenidos entre los hombres y 11.000 eventos entre las mujeres", explicaron a Infosalus.

Según los especialistas de Mayo Clinic, la dieta DASH añade alimentos "con un alto contenido de potasio, calcio y magnesio", mientras que limita aquellos con "un alto contenido de sodio, grasas saturadas y azúcares agregados". 

Estudios previos ya habían revelado que la adopción de esta dieta podía reducir la hipertensión en apenas dos semanas. "También puede reducir los niveles de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol malo) en la sangre", indicaron.

En este tipo de alimentación, los especialistas recomiendan el consumo de frutas y verduras frescas, cereales integrales y frutos secos, pescados y carnes bajas en grasa, además del consumo de un alto contenido de lácteos desnatados, recogen en la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. 

De esta manera, la dieta DASH está compuesta principalmente por verduras y frutas; productos lácteos bajos en grasas; cereales y granos integrales; carnes magras; pescado; legumbres; huevos; semillas; frutos secos como las nueces, y grasas saludables, como el aceite de oliva.

Desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición ofrecen las siguientes recomendaciones generales:
  • Controlar la cantidad de sal para cocinar: limitar a menos de 3 gramos por día.
  • Evitar productos ultraprocesados o precocinados.
  • Utilizar condimentos, como pimienta, pimentón o limón, para dar sabor a las comidas.
  • Consumir preferentemente conservas de pescados o similares naturales, con moderación
  • Evitar añadir a las comidas pastillas de caldo de carne o pescado.
  • Evitar bebidas carbonatadas y estimulantes.
  • Consumir tres frutas al día.
  • Ingerir de dos a tres lácteos desnatados diarios.
  • Cocinar a la plancha, hervido o al vapor los alimentos.
  • Mantener una correcta hidratación, de 1,5 a 2 litros de agua diarios.
  • Consumir pescado y carnes magras, poniendo límites a las carnes rojas.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS