MAYOR GRAVEDAD

Hepatitis aguda en niños, ¿qué se sabe hasta el momento?

Existen varias hipótesis sobre el origen del brote. (Foto: Envato)
Existen varias hipótesis sobre el origen del brote. (Foto: Envato)
La primera razón a la que apunta la OMS es el confinamiento y las mascarillas ya que muchos niños no se han contagiado con otros adenovirus más leves que son necesarios.
En los últimos días, los epidemiólogos asistieron atónitos a la detección en toda Europa de más de 100 casos en niños de una hepatitis de origen desconocido, cinco de ellos en España.

Las causas de estos graves son todavía un misterio, si bien desde el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) informaron de que la principal hipótesis que se baraja es que se trate de un agente infeccioso que sería diferente de los virus que causan las hepatitis A, B, C, D y E.

El cuadro de todos esos niños responde l de una hepatitis aguda grave con transaminasas (un tipo de enzima que se produce principalmente en el hígado) anormalmente altas. Este último parámetro se detecta mediante análisis de sangre.

Los síntomas, por tanto, incluyen signos gastrointestinales (dolor abdominal, diarrea, vómitos) e ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos), y sólo en algunos casos orina oscura, heces claras o picor en la piel.

Por el contrario, una característica particular de este cuadro es, por lo general, la ausencia de fiebre en los niños afectados, cuyas edades están en todo caso comprendidas entre los 2 y los 16 años de edad.

La mayoría de los pacientes está evolucionando favorablemente con las medidas terapéuticas normalmente empleadas en la hepatitis, pero una pequeña proporción (incluyendo uno de los españoles) ha sufrido daños hepáticos que han justificado la necesidad de un trasplante de hígado.

Uno de los patógenos que se barajan como posible causa es el adenovirus, que se detectó en algunos menos contagiados en Reino Unido. Los adenovirus, normalmente, provocan infecciones de las vías respiratorias, conjuntivitis, cistitis hemorrágica o gastroenteritis.

Según el último informe de Sanidad, entre el 1 de enero y el 22 de abril se detectaron en España 13 casos en personas de cero a 16 años (ocho de ellos confirmados y cinco más probables). Los ocho confirmados —dos en Galicia, otros dos en Cataluña y el resto en Madrid, Andalucía, Castilla-La Mancha y Aragón— son tres niños y cinco niñas, con edades comprendidas entre los 18 meses y los siete años. Iniciaron síntomas entre el 2 de enero y el 24 de marzo.

Debido al creciente aumento de la afección, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado varias hipótesis sobre el origen del brote. La primera razón a la que apunta el organismo es el confinamiento y las mascarillas, barreras que han servido para frenar el coronavirus, pero que podrían haber incrementado las posibilidades de sufrir hepatitis.

En este contexto, la OMS sugiere que en este periodo de cuarentena y aislamiento social muchos niños no se han contagiado con otros adenovirus más leves que son necesarios para el sistema inmunológico natural, por lo que ahora se enfrentan a un virus de mayor gravedad como la hepatitis aguda.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS