DATOS CONTRASTADOS

El hábito diario que hacemos en la cama y que nos ayuda a dormir mejor

Parece ser que compartir la cama con un hijo empeora el descanso. (Foto: Envato)
Parece ser que compartir la cama con un hijo empeora el descanso. (Foto: Envato)
Aunque compartir cama puede tener algunos inconvenientes, especialmente en épocas de calor, parece ser que, en términos generales, el balance es positivo.
Dormir juntos. Esa es la clave para que los adultos descansen mejor. Aunque compartir cama puede tener algunos inconvenientes, especialmente en épocas de calor, parece ser que en términos generales, el balance es positivo. 

Así lo determina una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Arizona (Estados Unidos) y presentado en la convención SLEEP 2022, organizada por organización Associated Professional Sleep Societies, que está teniendo lugar durante esta semana.

Concretamente, los autores encontraron que los adultos que duermen junto a un compañero sentimental la mayoría de las noches reportaron insomnio menos severo, menos fatiga y más tiempo dormidos que aquellos que nunca lo hacen.

Esto no es igual si se duerme con un niño en la cama. en este caso, el insomnio se vuelve más severo, el riesgo de padecer apnea del sueño aumenta y el control sobre el sueño disminuye.

Además, compartir el lecho con la pareja también tiene beneficios sobre la salud mental de los adultos, y es que parece reducir el riesgo de sufrir trastornos depresivos, ansiedad o estrés. Por el contrario, dormir solos la mayoría de las noches se relacionaba con puntuaciones más altas en depresión, menor apoyo social y peor satisfacción con la vida y con las relaciones sociales.

Estos resultados se extrajeron de un análisis de los datos de 1.007 adultos en edad de trabajar recogidos en el estudio Sleep and Health Activity, Diet, Environment and Socialization (SHADES), a los que se les realizaron encuestas con las que se midieron varios parámetros de la salud del tiempo empleando herramientas comunes para tal uso como la escala de la somnolencia Epworth, el índice de severidad del insomnio o la puntuación de la apnea STOP-BANG.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS