RELACIÓN DIRECTA

La esperanza de vida depende del tiempo que se pasa sentado

El sedentarismo es uno de los grandes problemas de salud pública de nuestro tiempo. (Foto: Envato)
El sedentarismo es uno de los grandes problemas de salud pública de nuestro tiempo. (Foto: Envato)
El efecto del sedentarismo se veía mitigado en buena medida por la cantidad y la intensidad del ejercicio físico.
Si hay algo que la totalidad de los médicos quiere erradicar, además de múltiples enfermedades sin cura, es el sedentarismo. Se trata de uno de los grandes problemas de salud pública de nuestro tiempo y está realmente relacionado con la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte actualmente en el mundo.

Pese a ello, la verdadera magnitud de sus efectos sobre la salud de las personas puede ser difícil de cuantificar.

Ahora, un macroestudio llevado a cabo por investigadores adscritos a instituciones sanitarias de todo el mundo sobre una gran cohorte de 100.000 personas, teniendo en cuenta factores como el nivel de ingresos del país de origen ha arrojado luz sobre esta cuestión. 

Según el artículo publicado en el medio científico JAMA Network, para evaluar esta cuestión realizaron un seguimiento de los participantes durante diez años, en los que registraron por una parte el tiempo que cada persona pasaba sentada cada día y por otra la evolución médica, con datos como la mortalidad por cualquier causa o la incidencia de eventos cardiovasculares mayores.

Así, hallaron que, como es lógico, las personas que más tiempo pasaban sentadas cada día tendían a provenir de zonas urbanas en países con altos niveles de ingresos, y en la mayoría de casos además solían contar con estudios superiores. Estas personas, además, tenían un riesgo mayor de padecer otras patologías como diabetes, obesidad o depresión.

En cualquier caso, encontraron que las personas que pasaban ocho horas o más sentadas cada día tenían un riesgo un 20% mayor que quienes pasaban cuatro horas o menos de fallecer por cualquier causa en los 10 años de seguimiento. Este riesgo alcanzaba casi el 30% si nos circunscribimos a la mortalidad cardiovascular.

Aún así, este riesgo no es ineludible del todo para las personas que, por trabajo, tengan que pasar ocho horas sentadas todos los días. Y es que el efecto del sedentarismo se veía mitigado en buena medida por la cantidad y la intensidad del ejercicio físico que se practicase en el resto del día.

El estudio, en cualquier caso, concluye que existe una relación directa en el sedentarismo y el riesgo de fallecer, y que esa relación es además proporcional (a más tiempo sentado cada día, mayor es el riesgo de fallecer por cualquier motivo en un momento determinado). Además, se acerca a establecer un umbral que defina exactamente qué entendemos por un estilo de vida sedentario.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS