VÍNCULOS INNECESARIOS

Dos enfermedades con estrecha relación, la alerta de la OMS

La OMS relaciona la obesidad con 13 posibles tipos de cáncer. (Foto: Envato)
La OMS relaciona la obesidad con 13 posibles tipos de cáncer. (Foto: Envato)
Las políticas de salud pública destinadas a reducir esta patología deben tener un impacto en relación con el cáncer de mama, el colorrectal, riñón, hígado… y un largo etcétera.
La obesidad es una de las enfermedades que está cogiendo más protagonismo en los últimos años. Así lo determina el informe publicado recientemente por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que asegura que está vinculada a un mayor riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles.

La institución internacional ha llegado a relacionar el exceso de peso con una posible causa para sufrir hasta 13 tipos distintos de cáncer, afirmando que probablemente sea una consecuencia directa de al menos 200.000 casos nuevos de cáncer al año, cifra que podría aumentar más en las próximas décadas.

La OMS además asegura que “la obesidad superará al tabaquismo como el principal factor de riesgo de cáncer prevenible en las próximas décadas”. Del mismo modo, se insiste en que se deben aumentar las estrategias dirigidas a las personas con mayor riesgo de obesidad para evitar la aparición de cánceres.

Por otra parte, exige fomentar que las políticas de salud pública destinadas a reducir esta patología deben tener un impacto en relación con el cáncer de mama, el colorrectal, el de endometrio, riñón, hígado, vesícula biliar, ovarios, páncreas, gástrico, esófago, tiroides, mieloma y meningioma. 

Pese a que el informe afirma que no hay suficientes evidencias para demostrarlo, la OMS cree que la obesidad tambien podría estar ligada al cáncer de boca, el de laringe y el de faringe, además del de pecho masculino, próstata y algunos tipos específicos de linfoma.

 La estrategia defendida por la OMS a la hora de combatir la obesidad tanto a nivel nacional como europeo no se rigen solamente en centrar los esfuerzos de prevención en los individuos. La solución se encuentra en realizar enfoques mucho más amplios centrados en grandes grupos de población, además de anunciar todas las causas que llegan a producir la obesidad.

Las estrategias integrales a largo plazo deben actuar para crear entornos que apoyen y faciliten la salud y los comportamientos, a través de una política intersectorial basada en la evidencia que aborde los entornos y los elementos comerciales de la salud.

La OMS apuesta por realizar enfoques equitativos para reducir el sobrepeso y la obesidad a partir de aspectos sociales, físicos, culturales, factores económicos y políticos que dan forma a los entornos alimentarios y de actividad física.

Una de las recomendaciones que la OMS afirma que se debe impulsar es una modificación de conductas global e individual, promover más el ejercicio físico y desaconsejar el consumo de alimentos con muchas calorías. La investigación también es uno de los aspectos defendidos por parte de la institución entre el sobrepeso y el cáncer ya que se podrían descubrir nuevas estrategias de prevención y de tratamiento.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS