SALUD CEREBRAL

La dieta clave en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer

Mejoras en la salud general y en la salud cerebral con una dieta clave. (Foto:  freestocks.org / Pexels)
Mejoras en la salud general y en la salud cerebral con una dieta clave. (Foto: freestocks.org / Pexels)
Se demostró por primera vez que las dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos no restringidas tienen beneficios protectores para el cerebro similares a las de restricción de calorías.


Las dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos pueden ser la clave para la longevidad y, en particular, para un envejecimiento saludable del cerebro, según un nuevo estudio llevado a cabo en ratones de la Universidad de Sydney (Australia).

En una investigación publicada en Cell Reports, muestran mejoras en la salud general y en la salud cerebral, así como en el aprendizaje y la memoria en ratones que recibieron una dieta sin restricción alta en proteínas y alta en carbohidratos.

"Actualmente no existen tratamientos farmacéuticos efectivos para la demencia. Podemos frenar estas enfermedades, pero no detenerlas, por lo que es emocionante que comencemos a identificar dietas que están afectando la forma en la que el cerebro envejece", afirmó el autor principal Devin Wahl.

La investigación muestra por primera vez que las dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos no restringidas tienen beneficios protectores para el cerebro similares a las de restricción de calorías, conocida por sus beneficios asociados a la longevidad, aunque no es sostenible en los seres humanos.

"Tenemos cerca de 100 años de investigación de calidad que muestra los beneficios de la restricción de calorías como la dieta más poderosa para mejorar la salud cerebral y retrasar la aparición de enfermedades neurodegenerativas en roedores. Sin embargo, la mayoría de las personas tiene dificultades para restringir las calorías, especialmente en las sociedades occidentales", indicó Wahl.

Para el autor principal, el profesor David Le Couteur, esto es un hecho ya conocido, ya muchas culturas, incluidas las personas de Okinawa en Japón y muchas partes del Mediterráneo, han observado esta mezcla durante mucho tiempo.

"La dieta tradicional de Okinawa es de cerca del nueve por ciento de proteínas, que es similar a nuestro estudio, con fuentes que incluyen pescado magro, soja y verduras, con muy poca carne. Curiosamente, una de sus principales fuentes de carbohidratos es la batata", explicó.

En el estudio actual, los investigadores alimentaron a los ratones con carbohidratos complejos derivados del almidón y la proteína caseína que se encuentra en el queso y la leche. Para evaluar los beneficios para el cerebro de la dieta, los investigadores se centraron en el hipocampo, la región del cerebro responsable del aprendizaje y la memoria.

"El hipocampo suele ser la primera parte del cerebro en deteriorarse con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Sin embargo, la dieta baja en proteínas y alta en carbohidratos parece promover la salud y la biología del hipocampo en los ratones, en algunas medidas en un grado incluso mayor que aquellos sobre la dieta baja en calorías", concluyó. 

 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS