EJERCICIO Y ALIMENTOS

Diabetes, más de la mitad de los casos se podrían prevenir

Alimentación y ejercicio, fundamentales en la lucha contra la diabetes. (Imagen: Pixabay)
Alimentación y ejercicio, fundamentales en la lucha contra la diabetes. (Imagen: Pixabay)
La ayuda de un nutricionista y un entrenador personal multiplica los esfuerzos en la prevención y la regulación de los niveles de azúcar en la sangre, una patología que 400.000 españoles desarrollan al año.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo

Caminar de forma activa, al menos 45 minutos diarios, es un ejercicio muy efectivo y una herramienta al alcance de todos para mejorar el control de la diabetes. Así lo asegura la Fundación para la Diabetes en España, que hace hincapié en la prevención de esta patología, una de las principales causas de ceguera, amputación, enfermedad del corazón, insuficiencia renal y fallecimiento prematuro en España. 

Asimismo, la Federación Internacional de la Diabetes (FID) afirma que más del 50% de esta patología (tipo 2, la más común) se puede prevenir. Por eso, la FID pone el foco en la falta de conocimientos sobre la patología o, lo que es lo mismo, saber cómo detectar las señales de esta afección en el núcleo familiar. La más común, la tipo 2, afecta al 90% de quienes sufren diabetes y, sin embargo, una de cada dos personas que viven con ella no ha sido diagnosticada. Y es que cerca de 400.000 personas la desarrollan, al año, en nuestro país.

La importancia de la prevención 

La aparición de la diabetes se atribuye a una combinación de factores genéticos y ambientales -estos últimos pueden acabar siendo desencadenantes-. Por desgracia y según los datos del comparador de seguros Acierto.com, hasta 17 millones de españoles admiten ser sedentarios (el 57,5% de los que tienen entre 18 y 65 años) y 7 millones más (el 23%) reconocen no realizar nada de ejercicio, ni siquiera caminar. 

Esta tendencia también afecta a los más pequeños de la casa: solo el 21% de los que tienen menos de 10 años hace deporte; y el 81% de los adolescentes en edad de escolarización no es lo suficientemente activo. Además, el 80% de los niños únicamente hace ejercicio en el colegio. De ahí que la FID ponga énfasis en la concienciación familiar: son los padres quienes deben estar convencidos de los beneficios de la actividad física para la salud de sus hijos.

Otro aspecto clave para la prevención es, ni más ni menos, que la alimentación. Conocer qué alimentos influyen más en nuestros niveles de azúcar en sangre o cómo es de rápida la subida que estos provocan, ayudará a evitarlos o, al menos, a anticiparse y poder corregir cualquier complicación. Por ejemplo, conviene elegir alimentos con bajo contenido en grasas y alto valor nutritivo, limitar el consumo de comida rápida, hidratos de carbono y refrescos azucarados.

No obstante, en caso de duda, es recomendable acudir a un profesional, como un nutricionista. Muchos seguros médicos privados lo incluyen en sus coberturas.

Los riesgos aumentan con los años

Aunque 1 de cada 2 afectados por la diabetes no están diagnosticados, en torno al 10 y 18% de las personas de 65 años o más podría ser diabética. De hecho, muchas personas sufren "prediabetes". Esto significa que las concentraciones de glucosa son más altas de lo normal, pero no lo suficientemente altas para diagnosticarlas como diabetes de tipo 2.

El riesgo de sufrir complicaciones derivadas de la diabetes -como patologías cardiovasculares o lesiones cerebrales graves- es mayor en personas de avanzada edad. Para prevenirlos, es importante seguir hábitos saludables como estos:

  • Controlar la presión arterial: Es conveniente tomarse la tensión frecuentemente.
  • Vigilar los niveles de colesterol: Llevar una dieta equilibrada basada en frutas y verduras, así como baja en niveles de sal -sobre todo, si es por prescripción médica-. Asimismo, es recomendable hacerse un análisis de sangre anual, como mínimo, para comprobar los niveles de colesterol y triglicéridos. Unos niveles altos, sumados a una diabetes de tipo 2 pueden provocar patologías cardiovasculares graves.
  • Adiós al tabaco: Fumar aumenta el riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales.
  • Revisar los pies: La existencia de ampollas, llagas o enrojecimiento puede ser un síntoma de pies diabéticos. Lo mejor será consultar a un especialista para esta tarea.

Todas estas pruebas deben ser tenidas en cuenta para prevenir complicaciones, antes incluso de los 65 años. Así, contar con un seguro de salud facilita llevar a cabo hábitos saludables, gracias a los especialistas (nutricionista, endocrinos, cardiólogos, podólogos, etc.).

Más hombres que mujeres

Según datos de la Federación Española de la Diabetes, cada día fallecen 68 personas a causa de esta afección. Un dato que preocupa a las asociaciones sanitarias, que ven cómo aumentan las cifras de afectados y aseguran no tener el apoyo institucional y político necesario.

Sin ir más lejos, los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad sitúan a la Comunidad de Madrid como la región que menor mortalidad prematura a causa de la diabetes en toda España, con 1,5 por cada 100.000 habitantes. Le sigue el País Vasco con 1,73 y Cantabria con 2,19. En el otro extremo, Melilla y Ceuta con 11,79 y 7,78, respectivamente.

Por sexos, fallecen prematuramente más hombres que mujeres (105 frente a 43) por cada 100.000 habitantes en nuestro país y, de nuevo, Madrid presenta la tasa más baja.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS