ESTUDIO CLAVE

Demencia, Alzheimer y grasas trans, la extraña y peligrosa relación

Las grasas trans pueden ayudar al Alzheimer a aparecer. (Foto: Pixabay / Pexels)
Las grasas trans pueden ayudar al Alzheimer a aparecer. (Foto: Pixabay / Pexels)
Las grasas trans, resultado de la transformación de aceites líquidos en sólidos, mediante un proceso de hidrogenación, provocan más de un problema en la salud.
Las grasas trans, presentes en grandes cantidades en los alimentos fritos, bollería industrial -pasteles, galletas, etc.-, alimentos congelados muchos otros alimentos procesados, podrían ser responsables de un mayor riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

Según un estudio que se publica en Neurology, su presencia en niveles elevados en sangre puede aumentar entre un 50% y un 75% las probabilidades de desarrollar enfermedad de Alzheimer o demencia por cualquier causa. 

"Este estudio demuestra que hay resultados negativos cerebrales / cognitivos, además de los resultados cardiovasculares conocidos, que están relacionados con una dieta que tiene un alto contenido de grasas trans", comentó a CNN Health el neurólogo Neelum T. Aggarwal, quien no participó en el estudio y es codirector del Centro Rush de la Enfermedad de Alzheimer en Chicago.

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Kyushu en Fukuoka (Japón) analizó a 1.600 hombres y mujeres japoneses sin demencia durante un período de 10 años. Se realizó un análisis de sangre para los niveles de grasas trans al comienzo del estudio y se analizaron sus dietas.

Los expertos ajustaron otros factores que podrían afectar el riesgo de demencia, como la presión arterial alta, la diabetes y el tabaquismo. Descubrieron que las personas con los niveles más altos de grasas trans tenían entre una probabilidad de un 52% y un 74% mayor de desarrollar demencia que aquellas con los niveles más bajos.

Las grasas trans, resultado de la transformación de aceites líquidos en sólidos, mediante un proceso de hidrogenación, estaban ocultas en los alimentos procesados (margarinas, bollería industrial, pizzas congeladas, galletas, patatas fritas o palomitas, por ejemplo). Se utilizan en la industria alimentaria para aumentar el tiempo de conservación de los alimentos y las características de frescura y textura.

En el estudio japonés, los investigadores encontraron que los pasteles fueron los que más contribuyeron a los niveles más altos de grasas trans. Le siguió la margarina, seguida de caramelos, cruasanes, cremas no lácteas, helados y galletas de arroz.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS