INGESTA HABITUAL

El consumo de esta conocida bebida tiene consecuencias en la salud

El consumo frecuente de café se relaciona con un menor riesgo de morir por cualquier causa. (Foto: Envato)
El consumo frecuente de café se relaciona con un menor riesgo de morir por cualquier causa. (Foto: Envato)
La mortalidad por cualquier causa se reducía notablemente en cualquier tipo de esta bebida, siendo la mayor reducción la observada la que propiciaban entre 2 y 3 vasos.
El café es una de las bebidas estimulantes favoritas en Occidente y el inicio de cada día de muchas personas. De hecho, no es nada raro encontrar gente que toma varias tazas cada día.

Es por ello que este consumo tan elevado tiene alguna consecuencia sobre nuestra salud, ya sea positiva o negativa. La buena noticia es que, descontando ciertas personas para las que puede estar desaconsejado por motivos médicos, los científicos no dejan de encontrar beneficios en el consumo habitual del café.

Así, un equipo de investigadores acaba de concluir que beber entre dos y tres tazas de café cada día, ya sea molido, instantáneo o descafeinado, se asocia a reducciones significativas en el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares y en la mortalidad.

El consumo de café molido o instantáneo, aunque no el descafeinado, se asocia a un riesgo reducido de arritmias cardíacas de nuevo inicio, incluyendo fibrilación atrial.

Los autores han llegado a estos resultados, publicados en el medio académico European Journal of Preventive Cardiology, analizando datos del estudio prospectivo UK Biobank. Concretamente, recopilaron una muestra de nada menos que unos 450.000 participantes (con una edad media de 58 años y siendo el 55% de ellos mujeres) que estaban libres de enfermedades cardiovasculares al comienzo del seguimiento.

Beber entre 1 y 5 tazas al día de café molido o instantáneo (pero no café descafeinado) se asoció a una reducción considerable del riesgo de arritmias de nueva aparición. Concretamente, las personas que menores probabilidades tenían eran las que tomaban entre 4 y 5 tazas de café molido o entre 2 y 3 de café instantáneo.

Por otra parte, el consumo habitual de hasta cinco tazas de café al día también se asociaba con una disminución en la incidencia de enfermedades cardiovasculares en general. Por ejemplo, el riesgo de enfermedad de la arteria coronaria se reducía sensiblemente, especialmente, en quienes tomaban entre 2 y 3 tazas de café diarias.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS