¿Cómo se contagian los diferentes tipos de hepatitis?

Cinta amarilla y roja para concienciación del día mundial de la hepatitis. (Foto: Freepik)
Cinta amarilla y roja para concienciación del día mundial de la hepatitis. (Foto: Freepik)
La hepatitis es un grave problema de salud, tanto por sus síntomas como por la facilidad de contagio. Pero tendemos a ver a la hepatitis como un único tipo y eso no es cierto, existen diferentes tipos cada uno con sus características. Entre ellos, la forma de contagiarse.

Vamos a explicar los diferentes tipos y a contarte sobre sus características y formas de contagio, para que puedas prevenir, que siempre es mejor que curar.

La hepatitis A

Está presente sobre todo en zonas con poco o ningún acceso a agua potable. Se puede contagiar a través de alimentos, agua o mediante relaciones sexuales. En cuanto a la sintomatología, las personas presentan fiebre, dolores gastrointestinales, mialgia y cansancio.

Hay mucha variedad en cuanto a los síntomas, los niños tienden a no presentar síntomas y estos van subiendo según sube la edad. Es una enfermedad endémica en países pobres donde se infectan la mayor parte de los niños adquiriendo inmunidad para toda la vida en muchos casos.

La hepatitis B

Esta es una de las enfermedades transmisibles más comunes, se transmite a través de secreciones corporales como la sangre, el semen o secreciones vaginales. Podemos asegurar que es más infecciosa que el VIH.

Las tasas de infección son más elevadas en África o zonas del Pacífico occidental, mientras que en Europa se mantienen relativamente bajas.

La hepatitis C

Este virus se transmite a través de la sangre aun en pequeñas (microscópicas) cantidades. Puede ser desde una enfermedad corta y leve hasta algo más grave y crónico.

A diferentes grupos de personas se recomienda una prueba para saber si están infectados entre los que se encuentran los médicos si se han pinchado con una aguja, mujeres embarazadas, trasplantados antes de 1990 y gente que ha consumido o consume drogas por vía intravenosa.

La hepatitis D

En este caso, solo se transmite si está presente la hepatitis B, de hecho, no puede sobrevivir sin esta. En estos casos hay una mayor dificultad en los tratamientos y muchos pacientes desarrollan cirrosis.

La hepatitis E

Es similar a la hepatitis A tanto en su gravedad como en su naturaleza. Es una enfermedad endémica en lugares con fácil contaminación de alimentos y agua y en Europa y América del Norte se asocia con viajes a esas zonas.

Las posibles hepatitis F y G

Estos tipos aún no están claros, ya que existen aún estudios en curso. Se trataría de un tipo que se contagia a través de la sangre, pero que lleva a una sintomatología leve.

Tipos según la duración de la enfermedad

También podemos hacer otra pequeña clasificación en función del tiempo. En ocasiones las agudas pueden terminar en un trasplante hepático por la gravedad de la situación. Tampoco podemos perder de vista las enfermedades crónicas, que suelen durar años modificando la vida del paciente.

Como vemos, cada tipo tiene sus propias características de contagio e incluso una gravedad distinta. Realmente, estamos hablando de virus distintos. Aunque también depende de lo susceptible que sea una persona para ver su evolución.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS