UN MAYOR RIESGO

La clave para perder peso y acabar con la barriga la tiene el yogur

El yogur tiene grandes beneficios para la salud cardiovascular. (Foto: Wesual Click / Unplash)
El yogur tiene grandes beneficios para la salud cardiovascular. (Foto: Wesual Click / Unplash)
Aquellas personas que consumían más productos lácteos, leche y yogur, comparadas con las que consumían menos o no consumían, tenían un menor riesgo de desarrollar síndrome metabólico.
Cada vez son más las evidencias que demuestran que a consumir productos lácteos se asocia a beneficios cardiosaludables.

Ahora, investigadores del CIBEROBN de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili llevaron a cabo una revisión sistemática y meta-análisis cuya conclusión se ha publicado en la revista científica Advances in Nutrition.

El objetivo de la revisión fue valorar si el consumo de los diferentes tipos de producto lácteos (leche, yogur y queso) se asocian con el síndrome metabólico, una agrupación de factores de riesgo cardiovasculares (obesidad abdominal, tensión arterial elevada, aumento del azúcar en la sangre, colesterol HDL bajo y niveles elevados de triglicéridos en sangre) que se asocian a un mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón y diabetes.

Tras una búsqueda de casi 3.000 artículos, se pudo concluir que aquellas personas que consumían más productos lácteos, leche y yogur, comparadas con las que consumían menos o no consumían, tenían un menor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, especialmente si estos eran bajos en grasa.

Durante los análisis estadísticos se hizo un estudio de dosis respuesta –para comprobar si a más consumo hay más protección- donde se vio que el consumo de un yogur al día se asociaba con un 23% menor riesgo de padecer síndrome metabólico. Además, el consumo de lácteos enteros no se asoció con el riesgo de sufrir la enfermedad. 

El trabajo, ha sido liderado por el investigador pre-doctoral Guillermo Mena-Sánchez, las investigadoras Nerea Becerra Tomás y Nancy Babio, del CIBEROBN y profesora agregada del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universidad Rovira i Virgili y el catedrático Jordi Salas-Salvadó, investigador principal del CIBEROBN, y todos los miembros del Instituto de Investigación Sanitaria Pere i Virgili (IISPV).

Comparte esta noticia

COMENTARIOS