NADA BUENO

Celotipia o síndrome de Otelo, cuando los celos se convierten en obsesión

La única manera de solucionar los celos enfermizos es optar por el tratamiento psicológico. (Foto: Envato)
La única manera de solucionar los celos enfermizos es optar por el tratamiento psicológico. (Foto: Envato)
El celotípico convierte los celos en el eje central de su vida, en una auténtica obsesión y está completamente angustiado con la idea de una infidelidad de su pareja.
Los celos nunca traen nada bueno. Eso es algo que cualquier persona conoce, pero cuando se obsesiona con la idea de la infidelidad, busca de forma constante pruebas que demuestren sus sospechas, se muestra violenta o humilla a su pareja y condiciona toda su vida alrededor de estos pensamientos los expertos hablan de algo mucho más peligroso: el delirio celotípico.

Los expertos, explican que la celotipia, también conocida como celos patológicos o Síndrome de Otelo, es un trastorno mental que perjudica de forma muy grave el bienestar emocional de quien lo padece y, por extensión, el de su pareja, poniendo en grave peligro y destruyendo, en numerosas ocasiones, la relación.


“El tema central de esta idea delirante es que la pareja tiene un amante o es infiel. Esta idea se apoya sobre inferencias erróneas apoyadas en pequeñas pruebas, como, por ejemplo, manchas en la ropa. El sujeto con esta idea intenta intervenir en la infidelidad imaginada, como, por ejemplo, investigando al amante o agrediendo a la pareja”, indica el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM 5) de la Asociación Americana de Psiquiatría.

El celotípico convierte los celos en el eje central de su vida, en una auténtica obsesión y está completamente angustiado con la idea de una infidelidad de su pareja, lo que afecta, por extensión, a su vida familiar, laboral y social. 

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones las personas que padecen la celotipia no son realmente conscientes de que estos celos están fuera de lugar, por lo que les va a resultar complicado reconocer por sí mismas que tienen un problema.



Detrás de una persona que sufre celotipia se esconde generalmente alguien repleto de inseguridades y muy baja autoestima que tiene, además, una necesidad exagerada de que su pareja le demuestre su amor de forma constante ya que su equilibro emocional depende única y exclusivamente de esa relación. Esto podría estar relacionado con un trauma de la infancia y falta de vínculos afectivos con sus padres durante esa época.

Cuando la celotipia se instala en la pareja va a desembocar en peleas y conflictos constantes, un estrés continuo en la relación y el inicio de una fase destructiva que va a minar la salud mental de ambas partes desembocando, probablemente, en la ruptura final.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS