TRATAMIENTO ESPECÍFICO

Cáncer de pulmón con metástasis y cáncer de mama triple negativo, en jaque

Prometedor avance contra el cáncer. (Foto: Envato)
Prometedor avance contra el cáncer. (Foto: Envato)
Es comprensible que muchos investigadores de todo el mundo dediquen sus esfuerzos a buscar sustancias capaces de inhibir la enzima CD39.
Una de las causas por las que muchos tipos de cáncer pueden resultar difíciles de tratar es porque las células tumorales se protegen ante el sistema inmune, usando una especie de perfume que lo desactiva. 

En las últimas décadas, se investigó mucho dentro de esta llamativa rama de la inmunoterapia del cáncer en busca de maneras de contrarrestar la batalla contra el cáncer. 

Un equipo de científicos de la Universidad de Bonn (Alemania) y del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf (Alemania) encontró que un medicamento ya aprobado para uso humano en otras aplicaciones puede, aparentemente, anular este recurso del cáncer, tal y como detallan en un artículo en el medio especializado BMJ. El objetivo, dicen ahora, es optimizarlo para poder explotar esta capacidad.

Muchas células del cáncer se cubren de una densa nube compuesta por una sustancia llamada adenosina. Por una parte, la adenosina suprime la actividad del sistema inmune y, por otra, estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos que proporcionan oxígeno y nutrientes al tumor. Igualmente, hace posible que las células malignas migren a otros órganos y se produzca metástasis.

La adenosina se produce a partir del trifosfato de adenosina, abreviado ATP. Los tumores secretan grandes cantidades de esta sustancia, y además portan en la superficie de sus células varias enzimas que lo transforman en adenosina. 

Una de ellas se conoce como CD39, y cataliza el primer paso de esa conversión; por tanto, si se inhibe, no se puede producir adenosina. Si la ATP no se transforma en adenosina, no sólo se elimina el problema de la inhibición inmunológica, sino que, al contrario, la acumulación de esta sustancia alerta al sistema inmune, que combate el tumor con mayor fiereza.

El grupo de expertos decidió llevar a cabo otra estrategia. En el organismo humano hay más enzimas que procesan el ATP, como las proteínas quinasas, y ya se conocen varias sustancias que las inhiben. Por tanto, se embarcaron en descubrir si alguna de estas sustancias inhibía también la enzima CD39.

Se dieron cuenta que uno de los 50 fármacos que examinaron logró inhibirla. Se trata del ceritinib, un medicamento empleado para tratar un tipo específico de cáncer de pulmón una vez que ha producido metástasis. Y no solo en los ensayos sino también en los cultivos de cáncer de mama triple negativo, un tipo de tumor extremadamente difícil de tratar que rara vez responde a las terapias. 

Los autores advierten de que no parece adecuado simplemente administrar ceritinib a cualquier paciente. Así, el fármaco inhibe una larga serie de enzimas, con lo que puede tener una serie de efectos secundarios bastante severos. El objetivo de los expertos ahora es modificarlo de manera que apenas inhiba las proteínas quinasas, y en su lugar inhiba con más fuerza la CD39.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS