DIANA TERAPÉUTICA

Cambio de paradigma en las dudas sobre la enfermedad de Alzheimer

Nueva diana terapéutica para la enfermedad de Alzheimer.  (Foto: Quang Nguyen Vinh / Pexels)
Nueva diana terapéutica para la enfermedad de Alzheimer. (Foto: Quang Nguyen Vinh / Pexels)
Los expertos revelaron la importancia de los astrocitos, el tipo de célula no neuronal más numeroso en el cerebro, que son los responsables de debilitar las conexiones sinápticas en las neuronas del hipocampo.
Nuevos avances en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer. Investigadores del  Instituto Cajal del CSIC desvelaron una nueva diana terapéutica contra la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. El trabajo liderado por Marta Navarrete y José A. Esteban, y se publica en la revista Nature Communications.

El informe muestra que los astrocitos, el tipo de célula no neuronal más numeroso en el cerebro, son los responsables de debilitar las conexiones sinápticas en las neuronas del hipocampo, una región del cerebro implicada en procesos de memoria y flexibilidad cognitiva.

l cerebro es un conjunto organizado de células que recibe, procesa, transmite y almacena información. Una de sus propiedades más interesantes es su plasticidad. Cuando recibimos nueva información que queremos retener, en forma de memoria, las neuronas que transmiten esta información refuerzan sus conexiones, llamadas sinapsis. Gracias a esta forma de plasticidad sináptica, somos capaces de aprender y memorizar.

Pese a ello, las conexiones sinápticas también pueden debilitarse. Este proceso es necesario para borrar información que ya no es relevante y reemplazarla por nuevos acontecimientos o situaciones. Esta capacidad se conoce como flexibilidad cognitiva, y, por ejemplo, es la razón por la que normalmente recordamos dónde dejamos el coche aparcado hoy, pero no dónde aparcamos ayer o la semana pasada.

Sin esta forma de borrado selectivo, almacenaríamos multitud de memorias innecesarias y contradictorias en el cerebro. Además, este mecanismo se agudiza en situaciones patológicas, como en la enfermedad de Alzheimer, relacionándose con la pérdida de memoria.

Hasta ahora, se había asumido que las neuronas eran las únicas responsables de remodelar sus conexiones sinápticas, tanto para reforzarlas como para debilitarlas. No obstante, el cerebro está formado por dos grandes tipos celulares, las neuronas y las células de glía. De hecho, en los últimos años se ha demostrado que las células de glía, a las que se atribuía la función de "sostener y alimentar" a las neuronas, también participan en la comunicación sináptica.

"Este hallazgo supone un cambio de paradigma para comprender los mecanismos celulares que subyacen al debilitamiento de las conexiones sinápticas que se producen durante la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, e identifica una nueva diana terapéutica contra estas enfermedades neurodegenerativas que provocan una pérdida de memoria", indicó la doctora Navarrate.

"Estos hallazgos representan un cambio conceptual del conocimiento que hasta ahora se tenía sobre los mecanismos que subyacen a esta forma de plasticidad sináptica. De esta forma se consolida la idea de que los astrocitos desempeñan un papel integral en el almacenamiento y la eliminación de información en el cerebro tanto en sistemas fisiológicos como en sistemas patológicos", indicó Navarrete.

El siguiente objetivo de la comunidad científica será intentar desarrollar un tratamiento que pueda actuar específicamente sobre los astrocitos para frenar la pérdida de memoria en los enfermos. "Es un desafío complejo, pero creemos que es una estrategia prometedora y esperamos que en unos años permita desarrollar nuevas terapias eficaces", indicó. 


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS