Bomba de insulina: Concepto y usos

Médico haciendo símbolo de las manos Día mundial de la diabetes. (Foto: Freepik)
Médico haciendo símbolo de las manos Día mundial de la diabetes. (Foto: Freepik)
Casi todas las bombas de insulina poseen un tamaño parecido al de un teléfono móvil pequeño.
Sin embargo, con el paso del tiempo los nuevos modelos se hacen cada vez más diminutos. En la mayoría de los casos estas bombas se ajustan en el cuerpo por medio de una banda, un gancho, una bolsa o un cinturón.

En la actualidad existen modelos que incluso son inalámbricos.

¿Qué es una bomba de insulina?

Cuando se habla de una bomba de insulina, se hace referencia a un pequeño dispositivo encargado de liberar la insulina por medio de una sonda pequeña plática llamada catéter. Este aparato bombea de forma continua día y noche la insulina.

El dispositivo también puede liberar rápidamente la insulina (bolo) antes de las comidas. Las bombas de insulina permiten ayudar a ciertas personas con diabetes para que puedan tener control para el control de la glucosa en la sangre.

Tipos de bombas de insulina

Entre los tipos de bombas de insulina que se venden en el mercado, se pueden encontrar las tradicionales. Estas traen incluido un depósito o cartucho con insulina y un catéter que es insertado mediante una aguja de plástico exactamente en el tejido de grasa debajo de la piel, sujetado con una banda adhesiva.

El catéter se conecta a través de sondas a la bomba. La misma, cuenta con una pantalla digital, lo cual permite que la persona programe el aparato para liberar la insulina que se necesita.

Otro tipo de bombas de insulina son las de parche, las cuales se utilizan de forma directa en el cuerpo con el depósito o cartucho y las sondas colocadas en una caja pequeña. Viene con una unidad inalámbrica separada para programar la liberación de la insulina desde la bomba.

Ambos modelos de bombas tienen ciertas características específicas como la pantalla táctil, avisos para medir en tiempo de dosificación y la capacidad del cartucho o depósito de insulina. Además, son a prueba de agua.

Hay bombas que permiten conectarse o comunicarse con un sensor que monitorea los diferentes niveles de la glucosa en la sangre, se llama monitor de glucosa continua. Esto permite que la bomba o la persona frene la liberación de la insulina cuando la glucosa en sangre se vuelve baja.

Para saber cuál es la bomba adecuada para cada persona, se debe consultar al médico de atención primaria o a un médico especialista.

Cómo es el funcionamiento de las bombas de insulina

Las bombas de insulina pueden ser programadas para que liberen diferentes dosis de insulina, de acuerdo con los niveles de la glucosa en la sangre. Dichas dosis son de tres tipos:

Dosis basal
Se usa para liberar una cantidad pequeña de insulina durante el día y la noche. Con la bomba se puede modificar la cantidad de insulina de tipo basal en cualquier momento del día.

Dosis de bolo
Sirve para una mayor dosificación de insulina durante las comidas, cuando se elevan los niveles de azúcar en sangre debido a los carbohidratos que contienen los alimentos.

Dosis suplementaria
Es aquella dosis de corrección o suplementaria que se usa según las necesidades.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS