PASO A PASO

Ayuno intermitente en el embarazo, los peligros para el bebé

Realizar ayuno intermitente (AI) durante el embarazo sería una práctica muy poco dietética. (Foto: Envato)
Realizar ayuno intermitente (AI) durante el embarazo sería una práctica muy poco dietética. (Foto: Envato)
Durante el embarazo cuidar la alimentación es uno de los principales factores tanto para la madre, como para el bebé.
Durante el embarazo cuidar la alimentación es uno de los principales factores tanto para la madre, como para el bebé. Es por ello que mantener una buena nutrición equilibrada y con alimentos sanos, conlleva a ofrecer todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo y crecimiento del bebé. 

Es por ello que realizar ayuno intermitente (AI) durante el embarazo sería una práctica muy poco dietética, o casi nada recomendable durante esta etapa. Estudios avalan los impactos negativos del ayuno durante la gestación tras demostrar que en el embarazo avanzado si el animal no consume alimentos por más de 12 horas aumentaba la posibilidad de nacimientos prematuros.

Esto llega a explicar uno de los mecanismos que durante el ayuno se eleva una sustancia llamada Hormona liberadora de corticotropina que puede inducir el trabajo de parto prematuro.

De igual modo otros estudios han corroborado que en las embarazadas de menos de 34 semanas de gestación los períodos de ayuno superiores a 13 horas aumentan tres veces las posibilidades de un nacimiento prematuro.

Ahora, un ensayo realizado en China, ha demostrado cómo el ayuno prolongado en ratones embarazadas producía alteraciones en el desarrollo de los ovarios de la descendencia hembra con afectación de su capacidad reproductiva en la vida adulta.

Los autores explican que la hipótesis de que el ayuno prolongado durante el embarazo puede dar lugar a alteraciones permanentes en la fisiología fetal que tienen consecuencias en la vida adulta como menor estatura o menor peso.

Aunque se desconoce con exactitud los efectos adversos del ayuno prolongado en el embarazo, la ginecóloga María de la Calle, asegura que "lo más razonable es recomendar una dieta con cinco ingestas al día de comida variada y saludable, acompañada de entre 1,5 y 2 litros de agua".
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS