CADENA DE PRODUCCIÓN

Aumenta la esperanza de vida en personas con esclerosis lateral amiotrófica

La inoculación del oligonucleótido antisentido en el sistema nervioso de los ratones previno la aparición de los síntomas de la ELA durante un largo periodo de tiempo.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Si por algo se caracteriza la  esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es por ser una enfermedad degenerativa ocasionada por la muerte de las neuronas motoras. Éstas son responsables de llevar los impulsos nerviosos del cerebro y la médula espinal a los músculos del organismo.

Una enfermedad de la que cada año se diagnostican en nuestro país cerca de 900 nuevos casos y para la que no existe cura. De hecho, a día de hoy tampoco aún hay ningún tratamiento disponible para ralentizar, y menos aún detener, su progresión, lo que provoca que la esperanza de vida media de los pacientes afectados no exceda de tres años.

Ahora, cobra gran importancia un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.), en el que se muestra que la eliminación de una única proteína denominada ataxina 2 aumenta, y mucho, la supervivencia asociada a la enfermedad. Se trata de la eliminación de esta proteína aumentó el tiempo promedio de supervivencia de solo 29 días a más de 400.

"Prácticamente todos los casos de ELA se asocian con la acumulación de agregados de una proteína denominada ‘TDP-43’. Así, el objetivo de nuestro trabajo era evaluar si podíamos proteger a los ratones de los efectos perjudiciales de TDP-43 a través de la reducción de los niveles de ataxina 2", comentó Aaron Gitler, director de esta investigación.

"Resultó absolutamente asombroso comprobar que la total eliminación de la proteína ataxina 2 se asoció con una supervivencia sin precedentes. De hecho, algunos de los animales vivieron cientos y cientos de días", explicó Lindsay Becker, co-autora de la investigación.

El deterioro y muerte de las motoneuronas del cerebro y la médula espinal provoca que los pacientes con ELA sufran una pérdida gradual de su capacidad para moverse, hablar, comer y, en último término, respirar, lo que acaba conllevando su fallecimiento

Sin embargo, la ELA, tal y como ocurre con otras enfermedades neurodegenerativas, se caracteriza por la formación de agregados de proteínas en el cerebro. Cabe recordar que en la ELA los acúmulos son de proteína TDP-43. "Se sabe la supresión de esta proteína, ya sea antes o después de formar los agregados, previene e, incluso cura, la ELA. El problema es que esta TDP-43 es esencial para la supervivencia las células, por lo que su eliminación resulta, simple y llanamente, inviable", comentó.

Puede sugerirse que si las mutaciones que aumentan los niveles de ataxina 2 incrementan el riesgo de aparición de la enfermedad, la reducción de las concentraciones de esta proteína tendrá un efecto protector frente a la misma. Y a todo ello se aúna, como destacó Aaron Gitler, "que contrariamente a como sucede con la TDP-43, la ataxina 2 no es esencial para la supervivencia de las células, por lo que se convierte en una diana terapéutica razonable".

Unirse al ARNm y destruirlo, con lo que se interrumpe definitivamente la cadena de producción de una proteína. Además, estos oligonucleótidos antisentido son fáciles de elaborar, por lo que pueden ser diseñados en el laboratorio para unirse en el caso de esta investigación, de la ataxina 2.

Los resultados mostraron que, comparada frente a placebo, la inoculación del oligonucleótido antisentido en el sistema nervioso de los ratones previno la aparición de los síntomas de la ELA durante un largo periodo de tiempo.

"Nuestro estudio muestra que la supresión de la ataxina 2 retrasa la aparición de los síntomas y ralentiza la progresión de la ELA en ratones. Sin embargo, no sabemos si el uso de estos oligonucleótidos o de otros tratamientos para bloquear la proteína podrá revertir los síntomas en animales que ya han manifestado la enfermedad. Este será el objetivo de nuestro próximo trabajo. Pero dado que los agregados de TDP-43 se presentan en cerca del 100% de los casos de ELA, actuar sobre la ataxina 2 podría constituir una estrategia terapéutica ampliamente efectiva", comentó Lindsay Becker.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS