PENSAMIENTO CONFUSO

Ansiedad y estrés, así afectan las olas de calor en la salud mental

 Las olas de calor afectan notablemente a la salud mental. (Foto: Envato)
Las olas de calor afectan notablemente a la salud mental. (Foto: Envato)
Las consultas por ansiedad, estrés, depresión o abuso de sustancias aumentan durante las olas de calor.
Las olas de calor tienen un enorme impacto en nuestra salud física y mental. Los médicos suelen temerlas, ya que las salas de urgencias se llenan rápidamente de pacientes que sufren deshidratación, delirios y desmayos. 

Estudios recientes sugieren un aumento de al menos un 10% en las visitas a las salas de urgencias de los hospitales en los días en que las temperaturas alcanzan o superan el 5% superior del rango de temperaturas normales para un determinado lugar.

El aumento de las temperaturas también puede agravar los síntomas de las personas con problemas de salud mental. Las olas de calor, así como otros fenómenos meteorológicos como las inundaciones y los incendios, se han relacionado con un aumento de los síntomas depresivos en las personas que sufren esta enfermedad, y con un incremento de los síntomas de ansiedad en las personas con trastorno de ansiedad generalizada.

También existe una relación entre las altas temperaturas diarias y el suicidio y los intentos de suicidio. Y, a grandes rasgos, por cada grado de aumento de la temperatura media mensual, las muertes relacionadas con la salud mental aumentan en un 2,2%. Los picos de humedad relativa también provocan un mayor número de suicidios. 

La humedad y la temperatura –ambas cambian como consecuencia del cambio climático inducido por el hombre– se han relacionado causalmente con un aumento de los episodios maníacos en personas con trastorno bipolar. Este estado de la enfermedad provoca daños importantes y puede dar lugar a la hospitalización por psicosis y a pensamientos de suicidio.

Otros problemas se plantean por el hecho de que la eficacia de importantes fármacos utilizados para tratar la enfermedad psiquiátrica puede verse reducida por los efectos del calor. Se sabe que muchos fármacos aumentan el riesgo de muerte relacionada con el calor, por ejemplo, los antipsicóticos, que pueden suprimir la sed y hacer que las personas se deshidraten.

Algunos fármacos actúan de forma diferente según la temperatura corporal y el grado de deshidratación de la persona, como el litio, un estabilizador del estado de ánimo muy potente y ampliamente utilizado, que se prescribe con frecuencia a las personas con trastorno bipolar.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS