UN CAMINO PARA EL FUTURO

Alzheimer, el fármaco que da esperanza a pacientes y familias

Un interesante avance da esperanza a los pacientes con Alzheimer. (Foto: Envato)
Un interesante avance da esperanza a los pacientes con Alzheimer. (Foto: Envato)
Este medicamento para el Alzheimer ayuda a prevenir la enfermedad al modular, en lugar de inhibir, una enzima clave que desarrolla la formación de placas amiloides en el cerebro.
Si hay una enfermedad devastadora esa es la enfermedad de Alzheimer. Buscar una cura o un fármaco que pare su atroz regresión es algo que muchos estudios llevan buscando años. Ahora, un nuevo fármaco demostró ser eficaz y seguro en un modelo animal a la hora de prevenir la enfermedad de Alzheimer. 

Así, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California y del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, dieron con un medicamento que podría prevenir la enfermedad de Alzheimer al modular, en lugar de inhibir, una enzima clave involucrada en la formación de placas amiloides en el cerebro.

Así, el estudio demuestra que es seguro y eficaz en roedores y monos, por lo que cada vez está más cerca de crear ensayos clínicos en humanos. 

Cabe recordar que uno de los aspectos más característicos de la enfermedad de Alzheimer es la creación de la formación de placas amiloides compuestas por pequeños fragmentos de proteínas conocidos como péptidos beta-amiloide (Abeta).

Estos péptidos son generados por enzimas llamadas beta-secretasa y gamma-secretasa, que escinden secuencialmente una proteína llamada proteína precursora amiloide en la superficie de las neuronas que se encarga de liberar fragmentos Abeta. 

Algunos de estos fragmentos, como Abeta42, se encargan de formar placas amiloides y su producción es elevada en pacientes con mutaciones que los predisponen a la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano.

A lo largo de los años se realizaron varios intentos para tratar o prevenir la enfermedad de Alzheimer usando fármacos que inhiben la beta-secretasa o la gamma-secretasa, pero muchos de ellos han demostrado ser inseguros en humanos, probablemente porque se requieren beta-secretasa y gamma-secretasa para escindir proteínas adicionales en el cerebro y otros órganos. 

"Por lo tanto, los GSM ofrecen la capacidad de mitigar las toxicidades basadas en mecanismos asociados con los inhibidores de la gamma-secretasa", comentó Steven L. Wagner, profesor en el Departamento de Neurociencias de la Facultad de Medicina de UC San Diego.

En este caso, el nuevo fármaco disminuye la formación de placa y redujo la inflamación asociada a la placa, que se cree que contribuye al desarrollo de la enfermedad.

Esto sugiere que dicho medicamento podría usarse de forma profiláctica para prevenir la enfermedad de Alzheimer, ya sea en pacientes con mutaciones genéticas que aumentan la susceptibilidad a la enfermedad o en aquellos casos que se hayan detectado placas amiloides mediante escáneres cerebrales. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS