EFECTOS ADVERSOS

Alopecia areata severa, el primer tratamiento contra este problema

La alopecia areata es una afección que causa una pérdida temporal o permanente de pelo. (Foto: Envato)
La alopecia areata es una afección que causa una pérdida temporal o permanente de pelo. (Foto: Envato)
Pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la cinasa Jano, que interfieren en las vías celulares que interfieren en la inflamación.
La Administración de alimentos y medicamentos norteamericana (FDA) aprobó el fármaco baricitinib, el primer tratamiento oral frente a la alopecia areata severa, un problema autoinmune que sólo en los Estados Unidos afecta a más de 300.000 personas cada año. En España también hay multitud de casos.

Cabe recordar que la alopecia areata es una afección que causa una pérdida temporal o permanente de pelo en un patrón de parches. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, y a menudo es causa de un importante sufrimiento emocional.

"El acceso a tratamientos seguros y efectivos es crucial para el significativo número de americanos con alopecia severa", señaló la administración en un comunicado del que se ha hecho eco el medio especializado en noticias científicas Science alert.

Cabe recordar que el baricitinib, elaborado por la compañía farmacéutica Eli Lilly y comercializado bajo el nombre comercial Olumiant, pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la cinasa Jano, que interfieren en las vías celulares que interfieren en la inflamación. 

La aprobación de su uso para la alopecia areata se ha basado en los resultados de dos ensayos clínicos aleatorizados y controlados, sobre una cohorte total de 1.200 adultos con alopecia severa.

Eso sí, el baricitinib tiene efectos secundarios. Específicamente, provocó efectos adversos en algunos participantes en los ensayos, como infecciones del tracto respiratorio superior, dolores de cabeza, acné, colesterol elevado y aumento de la creatina fosfoquinasa.

Aún así, el fármaco ya estaba previamente aprobado en otras enfermedades, lo que ha acelerado su aprobación también para este uso. Concretamente, se usaba originalmente en el tratamiento de la artritis reumatoide y, con la pandemia de SARS-CoV-2, en pacientes hospitalizados. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS