CRUDA REALIDAD

El abuso de alcohol, el escondite de muchas enfermedades

El consumo abusivo de alcohol constituye uno de los graves problemas de salud. (Foto: Kaboompics .com / Pexels)
El consumo abusivo de alcohol constituye uno de los graves problemas de salud. (Foto: Kaboompics .com / Pexels)
Según la Organización Mundial de la Salud España se encuentra en el top ten de los países donde mayor cantidad de bebidas alcohólicas por persona se consume al día.


El consumo abusivo de alcohol constituye uno de los mayores factores de riesgo en los casos de muertes prematuras causadas por accidentes, autolesiones y episodios de violencia. 

Así lo estable el psiquiatra de Triora, Joaquín Descals, que además destaca que el alcohol está en el origen de numerosas enfermedades como el cáncer, la cirrosis, el infarto, el ictus o la pancreatitis, además de otros trastornos físicos y psíquicos.

Recientes datos estadísticos revelan que en España mueren cada año por culpa del alcohol unas 37.000 personas (25.000 son hombres y 12.000, mujeres). Y a nivel mundial, el alcohol provoca la muerte a más de tres millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud. En la comparativa internacional, España se encuentra en el top ten de los países donde mayor cantidad de bebidas alcohólicas por persona se consume al día.

Sobre este punto, el doctor Descals señala que, además de existir en nuestra sociedad un alto grado de permisividad frente al consumo de alcohol y un escaso conocimiento de su riesgo, se da la circunstancia de que el alcoholismo suele ser diagnosticado de forma tardía.

Las señales de alerta que pueden indicar que nos encontramos ante un consumo abusivo de alcohol se pueden apreciar tanto en el entorno familiar, como de pareja o social. "Aunque estos signos dependen de las características específicas de cada individuo a nivel conductual suelen mostrarse más irritables, discuten habitualmente, no rinden en el trabajo, tienen olvidos a menudo y les cuesta concentrarse", indicó Descals.

Lo habitual es, según comenta el experto, que sea algún miembro de la familia el que acuda a la consulta para buscar la orientación y el apoyo que le ayude convencer al afectado para que inicie un tratamiento. "A la mínima sospecha, la familia debe informarse, consultar y pedir ayuda. La alianza de los familiares con el terapeuta es fundamental para conseguir resultados con tiempo y trabajo", señaló.

Una vez que el paciente acude a la consulta, el profesional trabaja con una entrevista motivacional que ayude a conocer en qué fase se encuentra su relación con el alcohol.  

"En ese primer encuentro buscamos conseguir un mínimo de alianza o vínculo terapéutico con el paciente para que vuelva a la siguiente sesión. En las siguientes entrevistas iremos trabajando y explorando los factores y las motivaciones que le han llevado a consumir alcohol. A veces puede ser un proceso largo, pero no siempre", indicó. 

Asimismo, subrayó la importancia de que los pacientes, en su proceso de recuperación, cuenten con atención y seguimiento sanitario en todo momento ya que "existen fases en las personas que sufren de alcoholismo, como es el síndrome de abstinencia, donde el control médico es esencial para evitar problemas vitales mayores".

"Tampoco existe una correlación entre la cantidad de factores que le influyen y la gravedad del caso. Puede haber casos graves a los que solo influye un aspecto y otro más leve que está afectado por múltiples factores", explicó.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS