SIN BENEFICIO

Demencia y Alzheimer, las dos dolencias condicionada por el alcohol

El alcohol no parece tener ningún efecto protector sobre la salud cerebral. (Foto:  Stokpic)
El alcohol no parece tener ningún efecto protector sobre la salud cerebral. (Foto: Stokpic)
El alcohol puede ser un factor de riesgo modificable para el deterioro cognitivo, y las intervenciones de prevención primaria dirigidas a las edades avanzadas podrían llegar demasiado tarde.
Cada vez son más los estudios que aseguran que el consumo de alcohol es perjudicial para la salud. Y no solo el consumo en exceso, que como alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS) supone una de las primeras causas globales de enfermedad, discapacidad y muerte, sino también el moderado.

 De hecho, ya hay un gran número de estudios publicados que sugieren que, lejos de aumentar nuestra esperanza de vida, tomar uno o dos vasos diarios de vino tinto se asocia a un riesgo notablemente mayor de una enfermedad cardiovascular. Sin embargo, parece que el daño causado por este consumo no termina aquí. 

Según un nuevo estudio llevado a cabo por  la Universidad de Oxford (Reino Unido) también aumenta la probabilidad de padecer deterioro cognitivo y, por ende, de acabar desarrollando demencia.

"El alcohol puede ser un factor de riesgo modificable para el deterioro cognitivo, y las intervenciones de prevención primaria dirigidas a las edades avanzadas podrían llegar demasiado tarde", explicó Anya Topiwala, directora de esta investigación.

Para llevar a cabo la nueva investigación, los autores analizaron los historiales médicos, los registros sobre el consumo semanal de alcohol y los resultados de las pruebas para evaluar las capacidades cognitivas a lo largo de 30 años (entre 1985 y 2015) de 550 mujeres y varones sanos participantes en el Estudio Whitehall II. 

Asimismo, los participantes, cuyo promedio de edad en el momento de su inclusión en el estudio se estableció en 43 años, fueron sometidos a una prueba de imagen por resonancia magnética para evaluar la estructura de sus cerebros entre los años 2012 y 2015.

Una vez evaluada la posible influencia de factores como el sexo, la edad, la actividad física, el tabaquismo o el nivel educativo, los resultados mostraron que los participantes que consumieron las mayores cantidades de alcohol (30 o más unidades de alcohol a la semana, siendo una unidad de alcohol equivalente a un vaso de vino tinto o a una caña de cerveza tuvieron un riesgo mucho mayor de desarrollar atrofia del hipocampo.

Comparados frente a los abstemios, tuvieron una probabilidad hasta tres veces mayor de sufrir esta atrofia del hipocampo. Los resultados también mostraron que, incluso en pequeñas cantidades, el alcohol no parece tener ningún efecto protector sobre la salud cerebral. Y es que no se observó ninguna diferencia en cuanto al riesgo de atrofia del hipocampo entre los participantes abstemios y aquellos que consumían siete unidades semanales de alcohol.

"Nuestros hallazgos apoyan la reciente reducción de los límites de seguridad en Reino Unido y cuestionan las actuales recomendaciones en Estados Unidos, que sugieren que un consumo de 24,5 unidades semanales de alcohol es seguro para los varones. Y que nuestro trabajo muestra, por un lado, que la probabilidad de atrofia del hipocampo ya se incrementa con el consumo de 14 a 21 unidades semanales y, por otro, que el consumo mínimo de alcohol no parece tener ningún efecto protector sobre la estructura cerebral", comentaron. 

"Estos resultados refuerzan los argumentos de que los hábitos a la hora de beber que mucha gente considera normales pueden tener consecuencias adversas para la salud. Todos solemos recurrir a racionalizaciones para justificar la persistencia de comportamientos que nos perjudican a largo plazo. Pero con la publicación de este artículo, la justificación del consumo de alcohol moderado en lo que respecta a la salud del cerebro se vuelve un poco más difícil", explicó. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS